miércoles, 14 de febrero de 2018

¿Por qué los blogs de escritores no son para lectores?




blogs de escritores-leer-reflexionar-Marian Ruiz

Es una pregunta que me hago desde hace tiempo. En realidad, desde que escribo en este blog. 

La cosa, tal como la veo, es: los escritores escriben novelas o relatos para un público que se supone es su público de nicho. Así, quien escribe fantasía escribe para lectores de fantasía, quien escribe suspense, para lectores de suspense, y quien le da a la ciencia ficción monta mundos y tramas para disfrute de los suyos. 
Pero hay muy pocos escritores que yo conozca que en su blog escriban única y exclusivamente para lectores. Al contrario: escriben artículos para sus lectores, pero —y es algo en lo que muchos coinciden— se empeñan en dar consejos para sus iguales, que también escriben. Los contenidos —todos— acaban teniendo un sospechoso aire de familia. Adaptados, refundidos, pero primos hermanos.

Hablo de escritores recientes, más o menos noveles. Los escritores pata negra hablan de política, de cuestiones sociales o de lo que les viene en gana; tampoco de literatura. Si tienen webs, observa desde cuándo no las actualizan y, si lo hacen, qué publican. 

De libros y de literatura hablan los críticos y los reseñistas. Poco más. 

Veo varias posibilidades

… por las que esto puede ser así. Un escritor que pretende ser visible, darse a conocer, volverse popular, etcétera, echa sus redes al mar virtual confiando en que pique ese público que suspirará por leer cada minucia suya. Una pretensión legítima. Nada que objetar. 

blogs de escritores-leer-reflexionar-Marian Ruiz

Lo siguiente es que, al poco, empieza a dar consejos sobre cómo escribir a otros escritores. No hablo de blogueros-profes que dan cursos de narrativa. Hablo de quienes no lo son. Se me ocurre que lo hacen porque saben que, como ellos, otros escritores…

  1. Leen blogs (más que los solo-lectores). 
  2. Cuando hacen comentarios en blogs ajenos, aportan algo de valor (no siempre).
  3. Tratan de convertirse en autoridades por la vía de superar a sus propios maestros y que eso les aporte un poco más de notoriedad. 

Con el resultado de que terminan mareando la misma perdiz con escasas diferencias

Otra posibilidad es que sea por dejar la puerta abierta, no vaya a ser que a alguna escuela o editorial se le ocurriera pasar por allí.

Resulta que escribir es un arte

… y por lo mismo, una demanda que el lector tiene de acceder a algo artístico. En cambio, salvo contadas excepciones, hay poco cuidado y escasa reflexión en lo que se escribe. 

blogs de escritores-leer-reflexionar-Marian Ruiz

Alguna vez (no muchas, porque me protejo) he comprado libros de escritores de hornada reciente (no solo novelas), plagados de faltas de ortografía, erratas y mala maquetación. Me he sentido defraudada como lectora y, cosa que no se contempla y que debería venir en auxilio del lector, no he podido devolver los ejemplares. Nada me hubiera satisfecho más que teclear “descartar”. Aduciendo razones, por supuesto: habrían servido para que todos, los de este lado y los de aquel, supiéramos un poco más.

Otro asunto peliagudo es el de las miradas. Cada vez hay más literatura para gente que lee poco y consume rápido. Hay prisa por llegar. El talento no tiene espacio para hacerse maduro.

Cuando hay prisa, no se mira. Para mirar y ver hay que poner atención e intención. Luego, como dice John Berger, explicar lo que vemos y, para eso, las palabras. Pero quienes escribimos ni somos buenos lectores ni hemos aprendido a mirar como hay que mirar. De alguna manera, es lo que intentamos hacer en este blog.

Escribir bien cuando no se ha aprendido a leer bien

La magia de esas lecturas que nos son imprescindibles radica en lo que se oculta bajo la superficie, en la capacidad que tienen de sondear profundo en el alma humana (lo más íntimamente nuestro). Si al leer nos preguntáramos:

  1. Por qué se necesita esa escena
  2. Qué cuenta
  3. Si prescindiera de ella, qué perdería

Y si me conecta con mis angustias, mis miedos, mis preocupaciones, mis valores. Si me hace sentir triste, alegre, enfadada, si me trae aquella sensación de vergüenza que comprometió durante tiempo mi manera de relacionarme.

O cuál es la frase, la figura, la metáfora que me da la vuelta.

En fin. Esas cosas que quienes vamos haciendo tentativas en esto de escribir nos cuestionamos de vez en cuando al leer y que difícilmente volcaremos en nuestros escritos si antes no las hemos advertido en los escritos de otros. 


blogs de escritores-leer-reflexionar-Marian Ruiz


A veces, una simple y tras una coma eleva todo un párrafo; cuando veo algo así, me dan ganas de pedir que se proclame el Día de la Y. Pero hoy no voy a extenderme. En otra ocasión. Prometido.

Marian Ruiz

6 comentarios:

  1. Sinceramente, que un escritor tenga o no blog, no me preocupa.
    Es comprensible que un escritor con miles de seguidores no pueda interactuar con ell@s.
    Lo importante,a fin de cuentas, es su obra y es lo que se agradece.

    ¡Feliz domingo!.LDV.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sin duda! Mi intriga se centra más bien en por qué los escritores noveles dan consejos para escritores en su blogs, cuando ya lo hacen los veteranos. Se supone que han aprendido de ellos y que esos más bregados no los necesitan. Digo yo. En cambio, se olvidan de sus lectores, que tampoco necesitan recomendaciones de cómo escribir novelas.

      ¡Buen domingo, Lirio! Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola,
    No puedes oírme, pero estoy aplaudiendo. No había leído este artículo, y me ha alegrado la mañana y el mes entero.
    Comparto lo que dices. Yo me abrí un blog "porque había que tenerlo". Lo he pasado realmente mal porque no daba con el modo de enfocarlo. Tenía muy claro que no iba a hacer reseñas, no iba a dar consejos de escritura y no quería caer en los post de "7 novelas de fantasía que...", "5 cosas que tus villanos deben...". Mi intención es escribir un blog para lectores, pero hay que tener cuidado porque es fácil acabar haciendo las cosas que tú dices. Resulta más difícil (tal vez) llevar un blog para lectores, pero creo que si alguien lee algo tuyo y le gusta (un relato, un cuento) irá a buscarte a tu blog porque le interesas. Al menos es lo que yo hago. Y por eso valoro y me alegro cuando encuentro un blog para lectores. Los consejos, ayudas, guías y demás las agradezco y me gustan, pero ese punto personal que dan los post personales pues... no tiene precio!
    Gracias de nuevo por el artículo. Esta mañana estaba pensando en todo esto (pensando en si de verdad necesito una lista de correo, por ejemplo) y he dado con este post. Fabuloso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Óscar: no puedo oírte, pero puedo leerte ;-). Yo misma tengo esa sensación de que los blogs de escritores acaban siendo para otros escritores. El desafío está en hacer algo distinto, aun a costa del SEO (puede que este diciendo una tontería y que en estos casos también sea posible dar de comer a la máquina). Escribir para quienes escriben es como hacerlo para un «alter ego»: como escribo, me toca pasar por todas las fases del oficio; busco, me fijo y luego, lo cuento a otros que están en mi misma tesitura.

      En cambio, desentrañar qué busca un lector es más complicado y obliga más. Para empezar, hay mil tipologías: intermitente, apasionado, friki de un género, aleatorio, versátil, circunstancial, exigente, complaciente... Además: un lector se retrata menos; algunos, por timidez; otros, porque tampoco se les juega nada. Y vuelvo al SEO: si uno de los activos es la cantidad de comentarios que eres capaz de suscitar, apaga y vámonos.

      Creo que ahí está la trampa en la que cae el escritor cuando dice escribir para lectores y, en realidad, lo hace para sus homólogos. Luego, con retroalimentarse, va solo (bueno, solos no, que van «acompañándose»). Así que nos queda hacer algo distinto.

      Muchas gracias por tu aprecio y por pasarte. Nos vamos «viendo» y, espero, coincidiendo.

      Un abrazo literario.

      Eliminar
  3. Formar lectores
    Los libros hay miles por leer, obras de teatro hay decenas en una ciudad,recitales de poesía, todos los días, el público, lectores, asistentes escasos, no les apetece comprar un libro o pagar una entrada. Escribimos para escritores, no para lectores, formar personas que lean, asistan al teatro, esa debe ser la norma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Formar personas que lean, dices, luego 'formar lectores', ¿no? Porque, si no, a ver qué hacemos con quienes no están interesados en los entresijos de la construcción (puesto que no piensan constuir ni dominar la arquitectura literaria), sino que buscan visitar las salas y habitaciones del edificio ya construido, ¿verdad? ¡Esa es la idea!

      Gracias por participar, Norberto. ¡Saludos!

      Eliminar