sábado, 9 de diciembre de 2017

Querido lector indie

Querido lector indie - Marieta Pancheva - autor indie - lector indie - traducción - reseña - diferente - SEO - marketing - blog

No es lo mismo leer un libro en un idioma que hacerlo en otro. Ni hay un lector igual a otro.

La buena traducción es tan importante y creativa como la obra en sí, con el valor añadido que incorpora la semilla de la idea desarrollada en el original. Luego el traductor adapta la obra al país de destino. No es lo mismo traducir un libro al español para España que hacerlo para Perú, por ejemplo. Las realidades y cotidianidades son diferentes y hay que buscar los matices que acerquen la obra al público objetivo.

No es lo mismo leer un libro en un idioma y a continuación hacerlo en otro. Las personas que lo hacemos en varias lenguas sabemos de qué se trata. Es como ver una película en versión original y subtitulada a la vez. Si nuestra mente es ágil, seremos capaces de disfrutar de sendos idiomas. Si no, nos centraremos solo en uno, que suele ser lo más habitual. Pero no seamos habituales.

Ni es lo mismo ver una serie de televisión en español y luego hacerlo en búlgaro, por ejemplo. Si tenemos la oportunidad y la serie está doblada, verla por duplicado aumenta el placer. Es como compartirla con una misma dos veces.

Hay ocasiones en las que ni los nombres de los personajes coinciden. Así, leer un libro en un idioma y luego en otro es leer dos libros. Recuerdo cuando empecé con Harry Potter. Hasta el quinto disfruté de sus aventuras en español. Pero luego, luego el sexto me tocó en Bulgaria y no pude esperar a mi vuelta. Y allí empezó todo. Ni Hermione se leía Hermione, ni los lugares eran los que conocía, ni las pócimas, ni los miedos. Y mi personaje favorito, Snape, murió en búlgaro. Y luego volvió a morir en español. Igual que Pedro Páramo: la conversación del protagonista con su compañera de la tumba de al lado aún resuena en mí en ambos idiomas. En cada uno de manera diferente.

Además, hay libros maravillosos que aún no están traducidos. Esperan su tiempo pacientes. Esperan a alguien especial. No cualquiera vale para traducir cualquier libro. Porque para traducirlo, antes hay que hacerlo nuestro. Empaparnos de él, vivirlo y luego sabiendo que somos uno, transmitirlo. Lo de "tú eres bilingüe, traduce esto" a mí no me vale ni me parece lo más respetuoso, al menos hacia el libro. Porque el arte no se fuerza y no se hace si no se siente. Cada género y cada libro saben escoger al mejor traductor. No es lo mismo llevar a otro idioma una novela costumbrista que un poemario. Sobre todo un poemario, donde las palabras invitan a ser transmitidas de nuevo y de manera única. No todo traductor vale, porque cada traductor tiene su género y cada género ha escogido ya a quien tomará como portavoz.

Igual ocurre con los que escriben, igual ocurre con los blogs literarios. Escribimos de lo que sabemos, de lo que nos hace sentirnos vivos. No cualquiera vale para firmar entradas didácticas en las que enseñar cómo se redacta bien, y de eso en la blogosfera, a patadas. Menos son, por no decir escasos en número, los que leen de manera diferente y libros diferentes. Los que son capaces de hacer tan suyo lo leído que empiezan a crear a partir de allí. Una reseña sentida y personal vale mucho. Una reseña de un blog apenas conocido vale igual que otra de un blog archiconocido. La diferencia está en el número de lectores. Y los lectores también se construyen. El blog pequeño puede incluir muchas palabras claves y aprender marketing para llegar a más personas, pero lo primero debería ser la autenticidad del que escribe o reseña. Debería primar más que nos lean pocos pero de verdad, pues un blog conocido no siempre es garantía de mejor calidad.

Es también lo que ocurre con los autores independientes. Y con el cine independiente. Con todos aquellos que apuestan por su esencia y saben que los que se van a acercar son no menos auténticos. Es cierto que también hay buenas películas comerciales, pero son comerciales. Por eso captan más público, aunque no por ello son mejores películas. A los cines vamos en masa. Vamos por la publicidad que nos ha comprado. Vamos porque la ha visto el resto del rebaño y no queremos ser los que no, porque no. Lo mismo que con los superventas. Lo mismo que con todo.

Y hay veces que es bueno parar y preguntarnos: ¿qué coño estamos haciendo? ¿Qué vemos, qué leemos? ¿Tan fácil ha sido vendernos, que nos compren? ¿Tan importante es hacer lo que hace el resto? ¿Nos compensa?
 
¿Queremos leer lo que leen todos o algo que nos despierte de verdad?
 
¿Queremos escribir sobre lo que escriben todos y de la misma forma para que nos lean más? ¿O preferimos leer y escribir según quienes somos?

Considero que los grandes han empezado por ser pequeños y diferentes. Considero que si alguien vale llega a su público objetivo, con o sin SEO.
 
Porque hay blogs diferentes, con reseñas diferentes, de libros diferentes, a los que se acercarán, o no, diferentes lectores, blogs que ofrecen sus entrañas para los que quieren algo diferente. Porque también hay lectores independientes que necesitan salir del rebaño.


Querido lector indie - Marieta Pancheva - autor indie - lector indie - traducción - reseña - diferente - SEO - marketing - blog



Marieta Pancheva

4 comentarios:

  1. Te felicito por esta entrada. Siempre hay que hacer lo que un@ sienta.Traducción de libros maravillosos ¡ya!.

    Saludos. L.del Valle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Lirio. Por sentir lo que lees y por leernos siempre. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Considero que los grandes han empezado por ser pequeños y diferentes. Considero que si alguien vale llega a su público objetivo, con o sin SEO.

    Aplaudo.

    Saludos.

    ResponderEliminar