miércoles, 8 de noviembre de 2017

De escribir a que te lean (y 15 cosas sobre ti)



estructura literaria-figuras literarias-estilos literarios-reseñas-reseñas poéticas-poesía-Marian Ruiz



Entre escribir y que te lean hay todo un trecho, todo un barranco del infierno, arañoso y prosaico. Según lo mires, puede calentarte, pero puede incluso llegar a quemarte.

Hay quienes dicen, y no seré yo quien los desmienta, que tenemos un deseo natural de identificarnos con aquellos cuyo lenguaje o maneras de decir admiramos. Si no pareciera descontextualizado, me confesaría avariciosa: si pudiera apropiarme de esos modelos (¡robarlos, maldita sea!) lo haría.

Un día descubrí que mis letras podían unir dos líneas paralelas e incluso atravesarlas, momento en que descubrí también lo divertido que era tener licencia para salirse del renglón.

¡Qué inicios fabulosos aquellos! 


estructura literaria-figuras literarias-estilos literarios-reseñas-reseñas poéticas-poesía-Marian Ruiz
Las letras que se salían del renglón me dieron muchos permisos
para hacer lo propio.


Desde entonces he escrito mucho y me he salido muchas veces del renglón. Dicen que ambas cosas curan; a mí, a veces me curan y otras me enferman. Me adentro para observar cómo me afecta esto a aquello o para desentrañar cómo les afectan a otros y no siempre descubro la tierra prometida. A veces doy con huecos descorazonadores y con palabras que me toman la delantera para decir lo que ellas quieren, no lo que quiero yo.

Mentiría si dijera que escribo solo para mí. Yo querría que te gustase cada ocurrencia mía esa y no otra es la razón de ser de este blog; alguna más hay, pero esa, también, aunque no soy boba: tienes tus propios intereses, tus intrigas y necesidades que resolver. 

Puede que haya temas de estos que traemos aquí con los que conectas y otros con los que no. 

Sé que leer es algo privado, particular, y que te estoy asaltando cuando te invito a que me digas cuáles son unas y cuáles otras (con independencia de lo que señalan nuestras estadísticas, tan frías, aunque digan que ayer nos visitaron 300); sé que una es tu historia y otra, la mía; una, tu necesidad y otra, la mía. Pero igual... hoy es el día en que podemos juntar unas y otras.

Puede que reflexiones y des vueltas a lo que otros escriben en tantísimos blogs, que des vueltas a lo que escribes tú, a lo que aprendes por el camino; que estés o no de acuerdo con cada publicación que te encuentras acerca de Los10 mejores consejos para escritores.


estructura literaria-figuras literarias-estilos literarios-reseñas-reseñas poéticas-poesía-Marian Ruiz
Los hay para novatos, para ricos, para cualquier edad, para jóvenes,
para ser millonarios, para ser grandes escritores... Los encontrarás
con estas variantes en sus títulos y desde todos 
los puntos de vista de autores renombrados.


(Por cierto, quien publicó el primer post con ese decálogo habría hecho bien en registrarlo porque menudo jugo le van sacando. Quizá somos el único blog que queda por traer algo así; habrá que tenerlo en cuenta).



Temática del blog y objetivo

Respecto a escribir y para no perder el hilo. Dicen que hay que definirse: si eres de un bando no seas de otro, que los confundes. Y dicen también que hay que escribir de lo que a cada uno le mola. Alberto Bustos recomienda guiarse por lo que dicen cabeza y corazón y no por lo que pensará tal o cual potencial lector, con independencia del tipo de soporte que en el que se publique. Eso sí: que lo que se escriba valga la pena.

Y encontrar un tema. Y si te gustan tres, hacer un tres en uno, una santísima trinidad literaria que sea como aquella: trina y sin embargo una. O cuentas que eres un poco bi o trifásica para que sepan que lo tuyo es misceláneo o haces categorías que ni se toquen, pero a las que seas capaz de darles la gracia conductora. Gabriela Literaria lo explica como solo ella sabe en este post.

Viene a decir que la solución más socorrida es: “empieza hablando de lo que te dé la gana”, pero “evita que tu blog se convierta en un cajón de sastre”. Luego ya irás viendo con qué te sientes cómodo, analiza qué tirón tienes, qué tipo de lector te interesa y dale los postres que te pida. Esas maneras de decir de Gabriella. Quién pudiera parecerse, ¿eh?

¡Eh, no! ¡Para el carro…!

Tienes que hablar con tu objetivo. Solo él sabe qué estás persiguiendo. Que te lo cuente (si no, ¿para qué?).


estructura literaria-figuras literarias-estilos literarios-reseñas-reseñas poéticas-poesía-Marian Ruiz
Nada de parecerme a nadie. Lo que quiero es ser yo
y encontrarte, objetivo.


El caso es que mi objetivo es encontrar gente como tú (cualquiera le dice a un community manager que pretendo hacerlo asíy por eso te estoy largando esta perorata. Encontrar a alguien como tú que te me pareces y que gustas de cosas similares a las que gusto yo. Seguro que ni es tan raro ni somos tan diferentes.



Características que te imagino

Y ya que estoy en posesión de la palabra, te voy a contar unas cuantas cosas que creo de ti:

  • Tienes entre 40 y 70 tacos (maravillosa franja: ya te han pasado cosas importantes). Y si tienes menos, tranqui, que eso está a punto de arreglarse.
  • Te gusta la filosofía porque te gusta el reverso del ser humano, su sombra, pero te gusta más literatura, porque la literatura llega a lugares a los que la filosofía no.
  • Te fijas más en la lírica que en la épica. Si está claro que ha de haber épica, que te la cuenten de forma bella, extrayendo sentido de ese pozo que te dice cómo son las cosas y te dice, sobre todo, como eres tú. 
  • Te desconcierta este mundo que va a la deriva. Lleva tanto yendo hacia ella que te asombra que no termine de despeñarse.
  • Adoras el buen vino, la buena mesa y los atardeceres de otoño, aunque tu cuerpo ya solo aguante abusar de estos últimos. 

estructura literaria-figuras literarias-estilos literarios-reseñas-reseñas poéticas-poesía-Marian Ruiz

  • Los viajes.
  • Las charlas con amigos.
  • Los blogs literarios. Con matices, claro; no cualquier blog. Por ejemplo, este, que tiene su particular manera de ser.
  • Las escapadas a la naturaleza.
  • Te preguntas cómo serás dentro de veinte años y a qué cosas habrás tenido que renunciar.
  • La muerte empieza a ser una invitada a la que ponerle plato, cosa que antes no pasaba. Esto, que dicho así tiene poca gracia, pide un lugar. No tanto para hablar de ella, sino para hablar de qué seguir haciendo con la vida mientras tanto.
  • Estás diciéndote que para lanzarte a eso, ahora o nunca. Puede que leas mucho, mucho y que incluso te plantees escribir si no lo haces.
  • Te gustan las redes sociales, pero no su dictadura (¿o te has rendido a ellas?). Te debates entre estar y no estar, entre no convertirte en analfabeto digital y que lo nuevo no se cargue ciertos viejos valores tuyos.
  • Escoges con precaución a la gente que incorporas a tu vida.
  • A veces, finges ignorar que te haces mayor, y te enredas pensando si cada año que cumples es un año que ganas o uno que pierdes. A veces estás arriba y otras…  

Tienes unas cuantas adorables contradicciones.



Entre escribir y que me leas

Vuelvo al hecho de escribir, que es lo que me trae: escribir es una cosa y otra muy distinta que te lean. Una cosa es que yo escriba y otra que me leas. Eso que siempre fue difícil hoy es casi un milagro.

Es así: escribir en el siglo pasado y de ahí para atrás nada tiene que ver con escribir en este. En este, para llegar a ti, tendría que ser una gran estratega.


estructura literaria-figuras literarias-estilos literarios-reseñas-reseñas poéticas-poesía-Marian Ruiz


Ya he dicho otras veces que he empezado tarde a escribir fuera del armario, y soy muy consciente del trecho que hay hasta tener un blog con todas esas premisas de los blogs que pitan: 


  • temáticas superconcretas 
  • muchísimo SEO 
  • muchísimos seguidores gracias a muchísimo contenido de valor que hace más llevaderas sus vidas 
  • muchísimas formas de hacer mil cosas perfectamente enfocadas a ello que valen su peso en oro y vale la pena el tiempo que lleva leerlas. 

Algo que valga la pena es justo la madre del cordero porque sin ello ni SEO ni puerto en ninguna parte. Una siempre cree que lo que tiene que decir vale la pena, pero se trata de dar con la otra, con la que cierra el círculo: la madre del cordero. Ahí estás tú. Ahora bien: sin dejar de ser yo. 

Si te gusta escribir o te gustaría, puede que te intrigue cómo dar con la palabra precisa. Podríamos hablar de eso, de cómo escribir con precisión. La búsqueda de la palabra exacta (le mot juste) fue la motivación más poderosa de Flaubert junto con la observación de la realidad. Nada quedaba librado al azar o encomendado a la inspiración, tan socorrida a veces, sino que se empeñaba en auténticos tour de force para tenerlo todo bajo control: el sustantivo perfecto, el verbo idóneo, el adjetivo insustituible. Un perfeccionista, vamos. Alguien que se devanaba los sesos hasta conseguir encestar. 

O puede que te intrigue cómo estructurar un escrito o las figuras literarias o los estilos, las reseñas y apuntes biográficos. O que adores la poesía y las reseñas poéticas.


estructura literaria-figuras literarias-estilos literarios-reseñas-reseñas poéticas-poesía-Marian Ruiz
Mientras escribo, pienso en las leyes que regirán esto.


¿Cómo será escribir algo que te valga la pena a ti? Tú eliges si debo seguir imaginando que eres como te describo y pergeñando textos en función de la ocurrencia del momento, a sabiendas de que no siempre acertaré... porque carezco de fórmulas infalibles; eso sí: siguiendo mi corazón y siendo lo que soy

En fin, que vivo en Madrid y que la consumición la pago yo. Tú solo tienes que asomar la patita. Hablaremos de todo eso que tenemos en común, de los libros que lees, de los que aborreces, de lo que te motiva, de lo que te exaspera. Y me dirás si he atinado con lo que vengo creyendo de ti.

Anda, que aún queda hasta que podamos vernos en la presentación de uno de mis libros. 
;)

Para terminar, te regalo este poema de Gloria Fuertes:

Quisiera conocer casas,
meterme en los hogares,
penetrar en los pisos
donde tengan un libro mío,
besaros las manos
y hablar con todos los que me habéis leído.


Marian Ruiz


13 comentarios:

  1. Su lista de características es perturbadoramente atinada, excepto que el buen vino, poco a poco, se ha transformado en vodka. Aprovecho para compartir otro placer inesperado de este proceso de escribir: redescubrir el idioma. Mi formación no es en letras, por lo que he disfrutado mucho volver a estudiar sus reglas y sutilezas. Me sigo enamorando de un lenguaje que es verdaderamente complejo, versátil e íntimo. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Ricardo! Tu formación no es de letras, pero las amas igualmente. Feliz coincidencia. Por otra parte, se ve que tu fortaleza física es más generosa que la mía, que con el vodka puede... solo de lejos. No hay problema: tú te tomas el vodka y yo me tomo el vino. ;D

    Mil gracias por pasarte, por presentarte y por hacerme sentir que el abismo entre escribir y que me lean se reduce. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Quien de verdad escribe quiere que le lean.
    Muy interesante esta entrada. Da para comentar mucho y hasta crear un foro :)
    Qué haríamos sin la palabra exacta...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es que si no, ¿para qué publicar? Eso otro se llamaría «diario» o «escritos y poemas a mí misma condenados a que no vean la luz». Creo que quienes escribimos lo hacemos en parte por curiosidad, en parte por exigencia íntima, en otra porque nos pone las pilas y, en otra más y que nos cuesta reconocer, por vanidad. Al menos en mí se conjugan esos factores y puede que alguno más que ahora se me oculta.

    ¡Creemos un foro, Verónica! :D (Menos mal que contigo tengo garantizada la cita…). ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Me encantó este post mi querida Marian, me adentré tanto en tus palabras que sentí como si me lo hubieses escrito a mí, y no puedo negarlo, escribo porque me encanta leerme y releerme, pero también tengo la mala costumbre de esperar a que una mirada inquieta se pose sobre mis letras y me lea con ese gusto con el que escribo para tocar el corazón de otros. Pero es cierto, si no hay SEO puede que el posicionarte no ocurra, hoy día nos manejamos por este mundo virtual, y puede que hayan muchos blogs literarios como el tuyo, o muchos de autoayuda como el mío, pero sin ese bendito SEO no te ponen en la primera pagina del buscador, así se maneja lo literario, lo escrito, la forma de llegar a la gente, y más con la premura que llevan todos de llegar a ninguna parte.

    Ya estoy sobre los 40, así que el sentirme identificada con tus letras fue todo un gusto, el poema que regalas es sencillamente hermoso, a veces pienso que mi blog ha viajado a lugares a donde físicamente aun no he llegado, y eso me parece asombroso, porque de alguna forma ya he estado allí, al menos en mi esencia.

    Gracias siempre por escribir como lo haces, siempre te leo, aunque no te escriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bendita honestidad la tuya, Eliana. Cuesta reconocer que a quien primero gusta lo que escribe es a una (¡faltaría más!) y puesto que le gusta, comprobar que el lazo alcanza a otras personas (parece tan obvio...).

      Aprenderemos SEO como aprenderemos a definir más nuestro camino. Mientras, seguiremos soñando que quienes nos leéis estáis hechas/hechos a nuestra imagen y semejanza.

      También yo te leo y te escribo en cuanto puedo ;). Un abrazo, linda, y gracias siempre por tu aprecio.

      Eliminar
  6. 100% de acuerdo con el primer comentarista. Clavas las características del lector. La franja de edad puede que sea más amplia. Me recomendó tu blog una niña de 17 años.

    Gloria Fuertes, siempre entrañable. GRANDE.

    Lirio del valle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Lirio del valle: solo puedo añadir que quiero muchos lectores como tú y como esa niña de 17 años que no me la como por razones obvias (¡qué intriga!). Gloria Fuertes, grande, sí, y vosotros dos, también.

      Muy contenta de recibirte.

      Abrazos de temporada.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Por que intriga, Marian?. Esta niña vio en tu blog una reseña sobre booktuber que llamó su atención, es una gran lectora. Ahora no dispone de mucho tiempo, pero quien sabe....

    Lirio del valle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permíteme la intriga, porque no la conozco ni te conozco a ti, anónimo de firma poética. Lo digo en el artículo: me queda seguir imaginándoos mientras la vida... ¡quién sabe!, como dices. Si tienes oportunidad, dale un abrazo de mi parte y ¡mil gracias a ambos!

      Eliminar
  9. Ambas.....Ok?
    Lirio del valle.

    ResponderEliminar