sábado, 8 de julio de 2017

Emigrantes

Emigrantes - Marieta Pancheva - leer entre líneas


Planta sin hojas, sin tiesto.

Sin hogar.

Tierra con sed.

Libros que sirven de último sustento para aquello que ya fue y ya no echamos de menos.

Mudanza: metáfora de un tiempo en el que hemos sido.

Hay libros que no necesitan palabras. Ni más color que el sepia o el gris, ni números en las esquinas. Porque nos imaginamos los tonos que faltan y son nuestros dedos los que cuentan las hojas.

Así es Emigrantes de Shaun Tan, libro que debería ser de lectura obligatoria para todo ser humano; inevitable para compartir, comprender y hacerse preguntas sobre aquellos que dejan atrás a sus familias, se convierten en presente sin descanso y viven en varios idiomas.

Emigrantes - Shaun Tan - Barbara Fiore

Igual que el protagonista, soy migrante, emigrante e inmigrante. El martes cumpliré veinte años, la mitad de mi vida. Mi elección de ser aquí y ahora. Como tantos otros, he elegido. A echar de menos y que me echen de menos. Migrante, emigrante e inmigrante: tres en uno, porque es la misma palabra para una sola persona. Tres puntos de vista que designan la dirección de un ser humano: de dónde viene, adónde va y si volverá al punto de partida.

Desplazamiento, tiempo, origen, destino. Palabras. Nos gustan tanto las palabras que no nos imaginamos libres sin ellas, ni imaginamos leer libros sin ellas. Y los libros que no tienen palabras cuentan las mismas verdades, los mismos secretos, los mismos deseos y miedos.

Me fui de la tierra que me vio nacer dos años después de que ella dejó de ser daltónica y me llevé lejos los colores que nunca vio. Me llevé su rojo y su verde en una maleta llena de matices, a un lugar llamado aquí. Mi aquí que soy ahora.

A diferencia de la planta sin tiesto, sigo construyendo el hogar que soy. E igual que Emigrantes no necesito palabras para considerarme de aquí y de todo el mundo. Porque hogar es donde nos sentimos en paz con nosotros mismos y somos de donde no queremos marcharnos. Porque el hogar siempre está por dentro y no en los trozos de papel que determinan nuestro domicilio, color de ojos o sexo. Porque todo esto puede cambiar. Porque todos somos migrantes de nosotros mismos.

Emigrantes - Marieta Pancheva - leer entre líneas


Marieta Pancheva

No hay comentarios:

Publicar un comentario