sábado, 22 de abril de 2017

Las costuras del ser humano

Las costuras del ser humano- Marieta Pancheva- microcreación


“El ser humano no tiene costuras”. No recuerdo a quién se lo escuché decir. Y opino que el ser humano tiene muchas y hermosas costuras. Igual que las tiene un buen libro. Porque son las que hablan cuando las palabras ya no son necesarias o faltan. Y hablan de otros tiempos y de otras manos que acarician el cuerpo impreso.

Costura. Corte y confección.

Hilo y aguja.

Hilvanar.

Somos los libros que conservamos de los seres a los que hemos querido.

Somos los hilos con los que cosemos los sueños que somos.

“Antes de dormirme, abrazo la almohada. Son mis mejores cinco minutos del día”. También se lo oí decir a alguien. Me contó que en ese breve instante es realmente como quiso ser desde niño. Montado en su caballo blanco, con el viento como compañero y la luna como confidente. Sus mejores cinco minutos, fuera de su zona de confort, donde las cosas pasan y donde todo llega. Donde no acecha el peligro, ni existe el dolor. Donde aprendemos historias para contar, teñidas de otros colores.

Y de mañana al despertar junto a su otra realidad, con todas sus cicatrices a cuestas, vuelve a coserse despacio.

A coserse y descoserse despacio. Como Penélope en su Ítaca, que deshace de noche lo que crea de día y así mantiene viva la esperanza.

Como despacio se cosían los libros antiguos. Los únicos que nunca perdían sus páginas.

Por eso cada cicatriz nos es imprescindible como parte del traje que cosemos y somos. Mantiene cada una de nuestras piezas unidas y el rompecabezas que somos se construye igual que en el dibujo de la caja de nuestros sueños.  



Marieta Pancheva

No hay comentarios:

Publicar un comentario