sábado, 11 de marzo de 2017

Si tuviera que escribirte

Si tuviera que escribirte- Alejandra Correa- reseñas

Título: Si tuviera que escribirte
Autor: Alejandra Correa
Editorial: Libros de las Malas Compañías
Tarjetas: 29
Fecha publicación: diciembre 2015
ISBN: 978-84-942648-8-7
Temática: Poética
Primer Premio Nacional de Literatura infantil y juvenil de Uruguay, 2014

Es ritual y vestido escrito.

Es canción de bosque y poema plegable.

Su nombre es Alejandra Correa.

Es poeta y artista visual y su casa virtual (http://www.ale-correa.com/) invita a quedarse y soñar.

Entro y me quedo.

Me atrapa. Toco el libro por primera vez y me lo quedo. Una ofrenda para la vista con su olor impreso y su tacto suave.

Me enamoran los libros diferentes, aquellos que van directos al corazón, aquellos que me plantean preguntas. Y este es un libro diferente.

Tengo mis veintiocho tarjetas postales y mis instrucciones para contestarme a la cuestión más importante: “¿De qué forma podemos decir el amor?

Veintiocho cartas para enviar, entregar, ofrecer en bancos solitarios a personas solitarias o leerlas en voz alta a un determinado.

O quedármelas y leérmelas en voz baja.

Si tuviera que escribirte- Alejandra Correa- reseña
El deseo. Papel cosido a mano y origamis.
Alejandra Correa
Fuente: http://www.ale-correa.com/

El principio. El deseo. La espera. La alegría. La distancia. Las ansias. Lo inconcluso. El placer. La entrega. La duda. Lo inabarcable. La lejanía. El sueño. Lo inesperado. El viaje. La sorpresa. El amor. La conversación. La entrega. El cuidado. La oportunidad. Lo oculto. El dolor. La intimidad. El desprendimiento. La memoria. La despedida. El encuentro.

Todas las car(T)as del amor.

Todos sus vestidos por coser y estrenar, plegar y guardar muy hondo, bajo una “manta celeste y suave”, bajo “un cielo nuevo para un día que está empezando en algún lugar”.

Collages de radiografías que descubren lo que somos por dentro. Palabras granates, anaranjadas. Con sabor a cerezas, a higos, a mate. Sobre papel de color hueso, con papel de golosina, con papel glasé metalizado.

Cartas que acomodan el vestido que somos y los zapatos que desgastamos entre letras.

Cartas que hablan de lugares “donde las golondrinas despiertan todos los años el mismo día a la misma hora”.

Cartas de un tú y de un yo. De un nosotros sin nombre. De remitente y destinatario, que se tocan y se alejan. Que se respiran y se reproducen en el tiempo y en la distancia.

Cartas que a veces no llegan y vuelven los días imperfectos, fragmentados, sin olor alguno. Porque no todos los amores son correspondidos. Es cuando prometemos: “Te escribiré solo si encuentro una gota de oscuridad donde quedarme quieta. Una gota que encierre en sí misma toda la luz”.

Donde  “la roca se quiebra y asoma la piedra preciosa. Es allí donde la blancura de la página se escapa del renglón azulado y, aún con las alas partidas, levanta el vuelo”.

Porque no es lo mismo enamorarse que estar enamorado.

Si tuviera que escribirte- Alejandra Correa- reseña
Mini vestido de papel.
Alejandra Correa
Fuente: http://www.ale-correa.com/

Porque somos los vestidos que nos habitan, hechos de papel e hilos difuminados que sujetan nuestras voces.

Porque somos de música y de silencio. De palabras que “contienen sonidos que van más allá de la forma en que nos escuchamos leerlas”.

Porque somos lo que protegemos dentro del sobre antes de poner las señas del destinatario. Antes de poner las señas del remitente, por miedo a que nos llegue de vuelta lo que con tanto amor enviamos.

Porque somos papiroflexias exactas. Rompecabezas de palabras. “Dentro de ellas somos seres de aire. Cometas sostenidos por letras que son hebras de tinta sobre los hilos de los renglones”.

Porque somos remitentes y destinatarios a la vez.

Si tuviera que escribirte- Alejandra Correa- reseña



Marieta Pancheva

2 comentarios: