sábado, 18 de marzo de 2017

Primavera

primavera- microcreación- Marieta Pancheva


Eliminemos ya el adjetivo de las tecnologías que nos moldearon.

Inventemos una aplicación nueva que permita enviarnos el olor a jacinto recién regalado, que huele diferente de noche y de madrugada. Inventemos el camino virtual del perfume de los cerezos en flor y una ubicación diferente, suficiente, para sustituir la simple “ven”.

Tú y yo ya somos primavera.

Ya somos sangre alterada y hormonas.

Serotonina, dopamina, noradrenalina.

Ya somos versos conexos.

Murmullo de emociones en acecho.

Más horas de luz y menos de sueño.

Más ensueño.

Ya somos transición y vuelo de vencejos.

Fragancia a madera inventada.

Nubes de colores. De color de primavera.

(A veces somos erupción lumínica y polen, astenia, fatiga, estornudo).

Ya somos ánimos, subimos y bajamos.


No te gustas.
Me gusto.
Cuando te catas. Y me saboreo.
No me gusto cuando te intento. Y me degustas.
Cuando salgo a pasear. Y contigo.
Y sin ti, te gusto.
Y equivoco la ocasión. Y te hallo.
Y no me hallas. Y me busco.
No me gusto.
Y me gustas.
Cuando me saboreo. Y te catas.
Me gusto cuando me degustas. Y te intentas.
Cuando sales a pasear. Y conmigo.
Y sin mí, te gustas.
Y me hallas. Y equivoco la ocasión.
Y te busco. Y te hallas.
No me gusto.
Te gustas. 


Y casi siempre somos flor en poesía.


Marieta Pancheva

No hay comentarios:

Publicar un comentario