miércoles, 22 de febrero de 2017

Falcó



Reseña-Falcó-Pérez-Reverte-Editorial Anagrama-Marian Ruiz


FICHA TÉCNICA

Título: Falcó
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Editorial: Alfaguara, 2016
Páginas: 293
Fecha publicación: 10/2016
ISBN: 978-84-942648-7-0
Temática: Novela negra (espionaje)


Un vagón de tren de primera clase. Una mujer que va a morir se entretiene en una conversación intrascendente con un desconocido. 


Reseña-Falcó-Pérez-Reverte-Editorial Anagrama-Marian Ruiz


Lorenzo Falcó es un atractivo canalla, con una vida intensa en lugares descritos de tal modo que una no puede imaginar sino reales. Treinta y siete años, sin ética o con una ética propia, mejor dicho, un particular código de honor alejado de remotas razones ideológicas. Se vende como hombre de negocios y tiene ojos de buen chico al que “las mujeres le concedían al menos [esos] tres segundos”. Le gusta aparentar que le ha ido mal en la vida, sobre todo en presencia de ellas, aunque es de una buena familia jerezana cuyos negocios se orientan a la exportación de vinos.

Combate insoportables migrañas a base de cafiaspirinas, es aficionado a los cócteles (no al Dry Martini, como James Bond, sino al hupa-hupa que por algo no es Bond) y guarda con celo cierto brebaje letal y una cuchilla de afeitar. Por si en algún momento pintaran bastos y hubiera que aliviar.


Reseña-Falcó-Pérez-Reverte-Editorial Anagrama-Marian Ruiz


En un país a caballo entre la 2ª República y el advenimiento de la dictadura, recibe el encargo de liberar a José Antonio Primo de Rivera, prisionero en zona roja, una misión que de haberse llevado a cabo con éxito posiblemente habría conducido la historia de España por otros derroteros. Advierte Pérez-Reverte al inicio que “Falcó” es una novela cuya trama y personajes son imaginarios aunque esté documentada en hechos reales.

Desde contrabandista de armas hasta hacerse pasar por teniente de la Armada, Lorenzo Falcó cuenta en su haber con una expulsión de la Academia Naval por un lío con la esposa de un profesor y “una pelea a puñetazos con el marido en plena clase sobre torpedos y armas submarinas”; años de tensión en el filo de márgenes territoriales e ideológicos, alternando lujo con sordidez, amores clandestinos, silencios, traiciones, guerra, muerte. 


Reseña-Falcó-Pérez-Reverte-Editorial Anagrama-Marian Ruiz


A pesar de su carácter peligroso, concienzudo y acechante, y descreído de que palabras como patria, amor y futuro signifiquen algo, tiene algunas certezas, por ejemplo, la de la cómo ha de ser la mujer “como es debido”. Emerge esa mujer de la mitología revertiana cuyas hechuras y talantes se ponen de manifiesto en las debilidades del protagonista por esta o aquella señora.


Reseña-Falcó-Pérez-Reverte-Editorial Anagrama-Marian Ruiz


Emerge también su motivación: el valor, la mujer no solo hermosa, sino valiente y bregada, la acción reparativa que puede concretarse en “borrar la sonrisa a un miserable”.


Reseña-Falcó-Pérez-Reverte-Editorial Anagrama-Marian Ruiz


La única patria de Falcó es su propio beneficio. En su guerra los bandos están exquisitamente delineados: de un lado, él; del otro, el resto. En la novela se pone de manifiesto el carácter interesado del español, la mezquindad, la salvaguarda de las consignas y las apariencias, las jerarquías, los chanchullos de los altos mandos, el coraje de la gente pequeña de uno y otro bando, la intersección entre las dos Españas que se dibujan claras solo en la teoría, la desmitificación de esa línea divisoria que se difumina en virtud de necesidades y salvaguardas.


Reseña-Falcó-Pérez-Reverte-Editorial Anagrama-Marian Ruiz


Pérez-Reverte nos tiene acostumbrados a un estilo con el que hace gala no solo de su poderío lingüístico, sino de su capacidad para elaborar tramas en potentes escenarios históricos que plantan al lector en el mismísimo centro de la acción. Siempre con el valor y el honor a cuestas y, en este caso, desvestidos los hechos de la nobleza que algunos pretenden. De hecho, el propio Falcó tenía “expresión de estar en medio de una broma tragicómica, universal”.


Marian Ruiz


No hay comentarios:

Publicar un comentario