martes, 31 de enero de 2017

Cabos sueltos


blog, internet, redes sociales, booktubers, Booktube, público objetivo, ensayo, Marian Ruiz


Llevo un par de meses devanándome los sesos. De haber sido una señorita decimonónica me habría desmayado ya con dramático y no menos estético impacto y alguien habría pedido las sales en un intento desesperado de que me recobrara.

Vamos por partes (como dijo Jack el Destripador): hice el curso de Coaching de visibilidad online para escritores de Ana González Duque para que me reconocierais cuando tuviese algo publicado, que incluía la exigencia de tener un blog con esta finalidad. Lógica finalidad, por otra parte.

Pero, lógico y todo, fue fácil montarlo. 

Lo normal es que si vas a escribir, te decantes por un género concreto, y antes aún, que te guste un determinado género en plan friki total de ello. ¿Por qué? Porque es así como sabrás mucho de él, tendrás mil anécdotas que contar acerca de tus lecturas y quienes gusten de lo mismo podrán nutrirse de tu sabiduría y acabarán configurando ese destinatario tan deseable como rendido que se llama público objetivo. El día en que tu libro vea la luz será un éxito de ventas si has sabido hacértelo así de bien.


blog, internet, redes sociales, booktubers, Booktube, público objetivo, ensayo, Marian Ruiz
Todo ese montón de gente tarde o temprano se pasará por aquí,
es decir, es mi público objetivo.

Pero resulta que yo no soy fan de un género específico, sino que leo y he leído mucho de todo: cuentos, contemporánea, negra, misterio, ensayo, biografía, ciencia ficción y poesía, autoayuda, crecimiento personal, coaching, prospectos de medicamentos, composiciones químicas de preparados alimenticios y cremas cosméticas.

¿Tiene un sentido? Por supuesto: responder a esa pregunta definitiva de “¿de qué va todo esto?” y su variante “¿de qué voy yo en medio de todo esto?”.

Escribo. Ya lo he dicho en algún otro lugar del blog pero seguro que tú no lo sabes. Escribo un libro acerca de todo esto de internet, redes sociales, el cambiante panorama literario y cómo nos están afectando estos nuevos modos de leer interrumpidos que nos traemos; y presenta a los herederos inmediatos de todo esto: los booktubers.


blog, internet, redes sociales, booktubers, Booktube, público objetivo, ensayo, Marian Ruiz
Una booktuber feliz mientras consulta sus redes sociales
y comprueba estadísticas de visitas y suscriptores.


Pero ¿les interesará mi libro a los propios booktubers, si yo no soy booktuber, si no son mi público objetivo? El libro tendrá fotos, viñetas explicativas, entresacados y no será un tochazo infumable, pero aun así puede que les interese más a sus profesores, padres y a gente que no es lo que se dice joven en términos sociales. Y no es fácil encontrarse con ese tipo de público en medio de un radio de acción tan amplio y poco específico como es ese que te relato de múltiples intereses literarios, cuando —para más inri— no me conoce nadie. A fin de cuentas, como dicen: si las redes sociales sirven para algo es para que otros sepan de qué vas.

Y vuelvo al principio: quiero que se me conozca, que quienes me lean sepan de qué voy, que sepan del asunto de mi libro-reflexión-ensayo. Entonces…  ¿de qué tendría que tratar este blog que iría de avanzadilla?


blog, internet, redes sociales, booktubers, Booktube, público objetivo, ensayo, Marian Ruiz
Y tú, ¿de qué vas?


Porque, honestamente: lo que me interesa detrás de todo esto es el hecho de reflexionar, de sacar conclusiones,  de atar cabos. Me interesa lo que hacemos con lo que leemos. Con las palabras. Con cómo las utilizamos. Me interesa comprobar, de paso, si estar en las redes nos hace más empáticos o simplemente revela cómo somos (egocentrados y guardianes solo de lo nuestro). Y si es cierto que podemos crear comunidad de algún modo.

Y me interesa la lengua, aunque voy a manifestar una inquietud al respecto: no sé si solo pasa en este país, no sé si es que nos expresamos fatal o si es que tenemos miedo de expresarnos bien porque puedan acusarnos de pedantes. No sé por qué estos complejos, pero algo me ronda.


blog, internet, redes sociales, booktubers, Booktube, público objetivo, ensayo, Marian Ruiz
Al final, ¿no se trataba de comunicarnos?

Una anécdota al hilo de esto: cuando en 1998 el huracán Mitch arrasó Honduras y todo lo que pilló de paso, entrevistaron (entrevistar es un decir) a un hombre que se encontraba en medio de una playa asolada, la mirada perdida hacia un horizonte ajeno por completo a su desgracia. Recuerdo que el periodista le acercó la alcachofa y le preguntó cómo se sentía (insisto, en medio de todo aquel infierno). Abrió la boca para decir: “Consternado”. 

Me sobrecogió. ¿Se puede responder con mayor precisión o de forma más hermosa?
Alguno de nosotros hubiera dicho “hecho una mierda”, “jodido”, “descojonao” o “de puto culo”.

Decimos tópicos, reproducimos lo que dicen otros, no tenemos discursos coherentes, nos apoyamos en palabrotas. Y peor aún: no tiene que ver con la educación. Cada vez que presencio encuestas en países latinoamericanos, a pie de calle y a cualquier persona modestísima, sus respuestas se llenan de colorido y de matices. Si tienen que hacer una descripción emplearán términos que nosotros no habremos utilizado en la vida: atractiva, sublime, admirable, encomiable, y describirán por qué. Nosotros del “chulo”, “guay”, “genial”, “muy bien”, “de puta madre”, “mola” o “me ha gustado” no pasamos. Quizá “interesante”. Como mucho.


blog, internet, redes sociales, booktubers, Booktube, público objetivo, ensayo, Marian Ruiz
Consternado, desconcertado, abatido, abrumado, desolado...

Mejor muertos que redichos.

Total y por atar los cabos que me traían: que tanta red social y tanto internet no sé si nos ayudan a expresarnos mejor y a ser más empáticos; si contribuyen a que nos entendamos y nos interesemos más los unos por los otros; que si leemos más pero de forma asilvestrada y sin concentrarnos, cómo vamos a sacar conclusiones de nada y cómo pensamos cambiar el mundo, nuestro pequeño mundo al menos (no será con nuestros discursos); que si leemos pero no reflexionamos, de poco sirve porque nuestras conexiones neuronales no trabajan; que así, estando fuera de nuestro eje, distraídos, yendo de una cosa a otra, cómo nos vamos a entender ni siquiera a nosotros mismos.

Y dos apostillas con esto del lenguaje:

  • Defiendo los tacos. A veces, un taco (rápido y contundente) es la forma más elocuente de expresar algo.
  • No defiendo los tacos como muletillas, por dejadez o por comodidad. Para estar cómodos, nada como un buen sofá, la arena de la playa o un césped tupido. Y la dejadez tiene cura con la práctica y el ensayo de fórmulas nuevas. Con leer. Con reflexionar.

blog, internet, redes sociales, booktubers, Booktube, público objetivo, ensayo, Marian Ruiz
Nuestros booktubers en MyBookTube.

Y que de todo esto relacionado con la lengua y con cómo la estamos utilizando va el blog y si tiene un apartado que se llama MyBookTube es porque escribo un ensayo (abundaré en inquietudes relacionadas con él la semana próxima) y porque me interesa saber cómo y de qué manera están heredando nuestros vicios las nuevas generaciones, pero sobre todo, los booktubers, que son quienes recogen el testigo literario, si les afecta todo este panorama que describo y si se están expresando mejor y, sobre todo, si están siendo mejores personas.

Así que sé poco de todo, no sé mucho de nada y a ver cómo puñetas encuentro ahí ese público objetivo de mi corazón.

Se admiten ideas. Razón: aquí debajo, en los comentarios.


MARIAN RUIZ

2 comentarios:

  1. Querida Marian, misión loable la que te has propuesto hacer, deseo que los cabos permitan atarse. Sin duda, veo complejo que seamos mejores personas a raíz de la lectura o de las redes sociales, pero será interesante ver tus descubrimientos. Desde ya te acompaño y si hay algo en lo que pueda apoyarte también, no dudes en decir. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Querida Abril: sabes que estoy contando contigo desde el principio. En realidad, no se trata de ningún juicio sumarísimo sino más bien de plantear preguntas y que cada quien se las responda. Confío mucho en lo que cada uno de nosotros pueda hacer. Gracias de corazón. Abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar