sábado, 24 de diciembre de 2016

La Navidad del olvido

microrrelato, Marieta Pancheva, alzhéimer


Su apéndice muscular que le ayudaba a saborear y hablar pasó entre los pocos huesos pequeños y amarillos que aún quedaban encajados en su mandíbula. Humedeció las partes carnosas de la boca en busca de respuestas. El grito, que su entraña de color rojizo oscuro había imaginado en forma de bilis, se suspendió en medio del espacio intuido entre el velo del paladar y el tracto digestivo.

El teléfono al que llama está apagado o fuera de cobertura en este momento. Deje su mensaje después de oír la señal o inténtelo de nuevo más tarde.

Sintió la cavidad por donde entran los alimentos temblar. A continuación dijo:

Feliz Navidad. Llámame.

Y fueron las partes auditivas, en la comisura de su contestador, las que oyeron:

Tiene un mensaje no escuchado: “Feliz Navidad. Llámame”.

Sus órganos de la vista consultaron el cuenco comprendido entre la muñeca y las puntas de los dedos derechos. Fue cuando su parte superior y anterior del encéfalo se dio cuenta. Había vuelto a hacerlo. Su músculo central de la circulación seguía solo. Y sus manos, conscientes de serlo, aprovechaban toda oportunidad para marcar el único número que el alzhéimer aún no había borrado en busca de compañía. 


Marieta Pancheva

No hay comentarios:

Publicar un comentario