miércoles, 28 de diciembre de 2016

De lo que no se puede escribir y de agradecer

blog, escribir, desafío, amistad, sueños


Hay temas tabú que ni son para blog ni para otros destinos de índole literaria y a veces me da por pensar en ellos cuando viajo. De camino a la última memorable cena me decía que debería bastarnos con la palabra al menos en un blog que se dice centrado en ella, pero no es así, no nos basta. Ciertos asuntos los reservamos para nuestros círculos más próximos, de amigos o de quienes sabemos que han pasado por circunstancias semejantes.


blog, escribir, desafío, amistad, sueños
La perspectiva del viaje: aprovecho para ver paisajes y escribir.

Porque el caso es que mantenemos unos cuantos tabúes y entre ellos el que me interesaba a mí: las cuestiones relacionadas con los sueldos, las ganancias (no digamos ya si superan el mileurismo). Para hablar de ello buscamos a quienes pueden encontrarse en tesituras parecidas o a quienes sabemos que saben algo de ellas.  

En mi caso al menos es gente de la que no temo censuras ni descalificaciones, personas filántropas que no te conocen profesionales con poco tiempo libre y muchos reclamosy que te tienden una mano sin más interés que responder a tu necesidad. Gente generosa.

Y este que acaba ha sido un año de mucho recurrir, en el que definitivamente mi trabajo ha empezado a ser otro y en que ponerlo en marcha ha tenido lo suyo. Un año en que yo he tenido mucha ayuda de mentores y asesores que buscan defender las mejores condiciones para un trabajo que da pena decirlo aún sigue siendo digno de mejor reconocimiento. Mucha ayuda de otros profesionales que van también más allá de la tarea pura y dura.

Hmmm… Perdón. Hablo de escribir, que no lo he dicho.


blog, escribir, desafío, amistad, sueños
Cuando viajo, mi cabeza se llena de hermosuras así y de palabras.

Escribir es un trabajo que contiene en sí mismo buenas dosis de placer y pudiera parecer, por ello, un trabajo menor. Al menos hay quien pretende que gozar con él es razón suficiente para cobrar menos o –si me apuras regalarlo. Fíjate que pudiera vivir de la pura luz que nos alumbra me sentiría feliz de hacerlo, pero ese, de momento, es un arte que se me hace esquivo. Y me da por recordar a los futbolistas, que puestos a sumar, gozar y cobrar, son auténticos hachas

¿Por qué tanta historia para hablar de esto?

Me han encargado redactar un libro. Me apasiona la propuesta. Tengo que investigar, estructurar y dar forma a contenidos, de manera que el mensaje llegue a los lectores limpio, bien fundado, con explicaciones que faciliten su comprensión.



blog, escribir, desafío, amistad, sueños
Renovar la mente: eso, para empezar a hablar.

¿No es estimulante?

A mí me lo parece. Me parece un sueño. Y ya lo decía Hegel: “Nada grande se ha hecho sin pasión”. Ten por seguro que se la pongo. Ojalá el resultado esté a la altura de mi entusiasmo y sea, si no grande, sí “grandecito”. Ojalá mi emoción no sea incompatible con su calidad.

Lo que no es grande, pero sí muy difícil, es ponerle precio a mi trabajo.

¿Lo cobro por horas, las que puedo calcular a priori? ¿Por palabras presuntas? ¿Por matrices? ¿Qué es lo justo para mi cliente y para mí misma, que soy la que tiende a hacerse justicia con el freno de mano echado? No contaré de qué va porque no he pedido permiso a mi cliente, pero digamos que contiene invitaciones a no dejarnos sin decir las cosas, así que hasta donde soy capaz es lo que hago, siquiera en petit comité, que tampoco en la asociación a la que pertenezco está permitido hablar abiertamente de precios.

Ni es fácil tampoco para quienes han respondido a mis llamadas. Las palabras, aunque sean cuantificables, no siempre arrojan el precio del conjunto con una sencilla multiplicación. La cosa depende de factores, o sea que tiene su complejidad: si es o no conocido quien lo encarga, si tendrá condiciones para venderlo bien, si es solvente, si va con esta u otra intención, si me tocará investigar mucho (sí, me tocará, que aun cuando sé del tema, no lo sé todo y nunca me he visto en un brete así), si hay apremio, si voy a tener que trabajar los fines de semana, si me va a compensar...

Y a pesar de todos los interrogantes, agradezco muchísimo que me llegue porque quiero decir sí, porque es un desafío precioso. Uno de mis sueños.

Pero tengo que aventurar precio.


blog, escribir, desafío, amistad, sueños
Los montes Obarenses se me presentan como metáforas del desafío.

Quizá nunca he necesitado tanto como este año en que tengo en marcha otros proyectos que me encantan, compartir pasión y sentir que hay algo que nos mueve más allá de la pasión, algo que construye amistad y que por eso mismo le añade un sentido adicional. Quizá, como dice Ángel Gabilondo, porque la amistad es la pasión de las pasiones. Para mí, todo un descubrimiento comprobar que este gremio está lleno de gente que contagia su generosidad.

Así que quiero terminar el año dando gracias a quienes de un modo u otro me han tendido una mano y hasta dos:

A Ana González Duque por su supercurso de Visibilidad online para escritores, por sus estrategias y su paciencia durante muchos meses.

A Gabriella Campbell (Gabriella Literaria), que sin tener por qué, me ha inspirado y me ha ayudado de forma desinteresada. Por su sentido del humor y su buen rollo, ambos memorables.

A Mariana Eguaras, por lo mismo, por su profesionalidad y su voluntad, aun cuando estaba convaleciente (que lo supe de casualidad).

Al grupo de Blogueras en acción, por su solidaridad, sus propuestas, su alegría, su compromiso. A su dinamizadora, Diana Garcés y a Ali Sinprisaperosinpausa, su segunda de a bordo.

A todos los blogueros y blogueras que sigo y que son un puñado, por sus contenidos prácticos, esclarecedores y... gratuitos.

A todos mis compañeros del colectivo UniCo, de los que aprendo cada día y a quienes no se lo reconozco como debiera.

A ti, Marieta, compañera, por tantas pistas y puertas como me abres, por tu serenidad cuando yo estoy a punto de perderla. Por tu disponibilidad. Por todo eso que pones en marcha cada día. Por tu buen hacer. Por vivir poéticamente.

¡Y a ti, lector, lectora, suscriptor, suscriptora, a ti que te vemos en los comentarios y nos das inesperadas alegrías! Porque redondeas el sentido que tiene todo esto.

Y me voy a dar gracias también a mí misma ya para terminar. Por haber abandonado las quejas estériles y fatigantes y por haber aprendido a creer en los sueños, que ya era hora.

Porque los sueños se cumplen.

Basta con quererlos con la intensidad suficiente y ladear como si viniera del averno una cosa que los destruye y que es fatal: se llama miedo.

Y basta con creer en uno mismo.


blog, escribir, desafío, amistad, sueños


O pasó del príncipe olímpicamente, que también pudo ser. 

Así que nada mejor para terminar que desearos feliz 2017 y que, por favor, lo empleéis en perseguir vuestros sueños pero, antes que nada, en creer en vosotros mismos.


Marian Ruiz


28 comentarios:

  1. Gracias, compañera, por tu compromiso y por hacerlo posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estamos, codo con codo, en la búsqueda de nuestra brechita y con lo más nuestro puesto ahí. Que este año nuevo nos ampare como le ampararemos nosotras a él.

      Eliminar
  2. Gracias, guapetona, por darme un fin de año tan especial :D
    A las dos por creer en las letras más allá de las dificultades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo merecido, Ana. Mil gracias por tu empuje, que nos alienta y nos inspira, y por ser sobre todo, así, humana. (¡Qué fuerza tienes...!).

      Eliminar
  3. Qué gran año, mi querida Marian!

    Ha sido todo un lujo cruzarme contigo y poder interactuar y compartir juntas, y estoy segura de que el 2017 va a ser mejor si cabe.

    Por cierto, creo que hace unos días fue tu cumple y, al final, entre tanto ajetreo, se me pasó felicitarte, pero... Aquí estoy! Muchas felicidades, compañera!

    Enhorabuena por ese encargo y libro en perspectiva! Deseo de corazón que el próximo año venga repleto de alegrías para ti y podamos seguir celebrando muchos éxitos juntas!

    Un grandísimo abrazo y felices fiestas!!

    Ali

    Pdta.- Gracias por la mención! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ali, ¡qué gran año! Y 2017 será mejor porque nosotras seremos mejores. Gracias por tu felicitación y tu enhorabuena. Y sí, lo celebraremos (marzo está ahí... y promete). Abrazos repletos de buenos deseos para ti.

      Eliminar
  4. Hola Marian,

    Te he conocido hace pocos días gracias a tu colaboración. De ahí he conocido tu web, :-) Este es el primer post que te leo y no será el último.

    Me ha gustado mucho esta reflexión, he conectado con varios puntos de los que compartes.

    Deseo que tengas un año genial y que disfrutes del proceso de escritura de ese libro.

    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida a nuestra casa literaria, Begoña, ahora y siempre! Este espacio pretende desde la palabra, que es nuestra herramienta más preciada, abordar una particular manera de ser y estar en el mundo que compartimos Marieta y yo. Sospecho que no está tan apartado de lo que tú haces; al fin y al cabo, todas estamos en procesos de búsqueda de nuestro ser más genuino. Que también 2017 sea un año genial para ti. Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  5. Marian primero lo primero, gajes del oficio, te cuento que mi madre hace unos pasteles deliciosos, le quedan perfectamente decorados, son geniales y únicos, pero siempre hay un problema, a la hora de cobrar se va por debajo y nunca ha cobrado lo que realmente vale el pastel, repito, gajes del oficio, puede ser un tema tabú, pero cuando uno hace lo que le apasiona, y encima te pagan por ello, creo que el pago es solo añadidura y una grandiosa recompensa.
    Ahora vamos al agradecimiento, del cual me siento muy aludida por haberte conocido este año (al menos de manera virtual) y estar juntas en este maravilloso grupo de blogueras, pero sabiendo que los proyectos abundan y quiero que seas parte de uno muy importante que voy a realizar en mi blog, pero de eso hablamos luego. Me encantan los recuentos y agradecimientos y el tuyo me ha gustado bastante, esperando ser parte de esa gratitud también en este nuevo año y expresándote mi admiración y cariño sincero.
    Un gran abrazo y recibe el año feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pongo un texto que a fuerza de repetirlo lo he hecho mío: un sapo reconoce a otro sapo, una rosa reconoce a otra rosa, un sol reconoce a otro sol y un dios reconoce a otro dios. Reconozco en ti a una diosa, Eliana. Este año que termina ha tenido la generosidad de ponernos la zancadilla y hacer que tropecemos. ¡Bendito tropiezo! Mil gracias por tenerme en cuenta, y será un placer contribuir en lo que quiera que necesites y esté en mi mano. Un abrazo gordo para ti.

      PD.¡Y mil gracias también por el ejemplo de los pasteles! Todo tiende a colocarse en su sitio si hacemos lo que tenemos que hacer. Y "ello" cuenta con nosotros y con que no le decepcionemos...;)

      Eliminar
  6. El asunto del precio es complicado porque ¿qué valor le ponemos a nuestro trabajo? me imagino que llegarás a un acuerdo en el que tanto tu como tu cliente estaréis a gusto, tu por lo pronto tira por lo alto y no hay pegas es que aunque tu no lo tengas claro ellos si conocen tu valor, es un tema complicado, pero por intentarlo que no quede.

    Espero ir conociendo detalles de la escritura de un libro, si bien no del libro en si mismo (que asumo será top secret hasta el final) pero el proceso creativo me parece apasionante.

    Un abrazo y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más complicado es no venderse una como si estuviera en un puesto de mercado, con todo el respeto para quienes venden en los mercados. Pero cuando llevas tiempo sin trabajar y suena la flauta... es fácil columpiarse. El prólogo y el primer capítulo han gustado mucho, así que eso me anima. ¡Gracias, Angie! Otro abrazo y mis deseos de un 2017 completo para ti.

      Eliminar
  7. Felicidades para ti, nadie dijo que fuera fácil, pero la perseverancia vence lo que la dicha no alcanza, Feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta sabiduría hay en tus palabras. ¡Feliz año, Amparo! Gracias de corazón y un abrazo.

      Eliminar
  8. Fantástico, un libro!!!! Es un sueño hecho realidad, y ya tiene su parte de emoción...
    Llegarás a un acuerdo justo con tu cliente, y verás como cuando estés en ello no te resultará tan difícil (cree en ti).
    Por lo demás es un placer compartir textos en Bloggeras en acción contigo, espero que este 2017 nos traiga más aventuras.

    Te deseo lo mejor, Marian!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es emocionante, Pilar. Y sé que tanto devanarme los sesos servirá para un acuerdo justo. Gracias por ese "cree en ti". También sé que 2017 se portará bien si nos portamos bien. Ten por seguro que también te deseo lo mejor. ¡Un abrazo, campeona!

      Eliminar
  9. Hola, Marian:
    Como ha dicho Angie puede ser complicado poner en valor nuestro trabajo y nuestra pasión. Y tampoco se encuentran muchas guías por allí.
    Pero te felicito por el proyecto del libro y espero que llegues a un buen acuerdo con tu cliente que os satisfaga a los dos.
    Encantada de formar parte de este grupito de Blogueras en Acción que nos permite conocer a personas de intereses, pasiones y trabajos tan dispares y aprender las unas de las otras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dorit. Si fuera fácil a lo mejor ni me estimulaba... ;). Y sí, seguro que llego a un acuerdo favorable para ambos lados. También yo estoy encantada de haberos conocido y de estos intercambios que nos hacemos y espero que nos intercambiemos un abrazo "de los de verdad" muy pronto.

      Eliminar
  10. Hola
    ¡¡Enhorabuena por el libro!! siempre es complicado al principio poner precio a tu trabajo, pero que te guste lo que hagas no quiere decir que tengas que cobrar poco, tu trabajo tiene un valor, le dedicas horas y esfuerzo y mereces cobrar por ello. Espero que puedas llegar a un buen acuerdo
    Yo también estoy agradecida de formar parte del grupo Blogueras en Acción
    Un fuerte abrazo y feliz año 2017

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, Odina; además, veo que todas coincidimos en la necesidad de dar valor al propio esfuerzo. Quién lo hará por nosotras, si no.
      Ojalá nos conozcamos pronto. Mientras, que 2017 ruede como esperas. ¡Un abrazote y gracias por tu felicitación!

      Eliminar
  11. Cuando comencé a leer el post, no sabía muy bien de qué se trataba, qué es lo que querías contarnos y cuando llegué a la sorpresa... oh! vaya noticia más bonita. Me alegro mucho de que puedas hacer y dedicarte a lo que más te gusta. En cuanto al precio, seguro que finalmente llegáis a un acuerdo. Seguro que sale todo genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me costó abordar el tema y así lo reflejo, Ali. La experiencia de escribir tiene algo de alucinógena y me tiene enganchada por completo. Confío en que no tardaremos en llegar a un acuerdo y en que todo salga como dices.

      Ay..., marzo, ¡cuántas cosas para marzo! Un abrazo, Ali.

      Eliminar
  12. Guapa, te entiendo perfectamente, ponerle un precio a tu trabajo no es sencillo, pero una cosa es cierta hacer lo que te apasiona no tiene precio y es maravilloso, así que busca una media donde te sientas bien contigo misma y el cliente y que sea justo. No dejes que esto sea un impedimento para hacer las cosas que te apasionan. Como bien dices, es maravilloso y nada se compara con ello. Así que adelante. Mucho ánimo y gracias a ti por todo lo que has aportado estos meses al proyecto. Ha sido un gusto enorme conocerte y contar contigo.

    Por un 2017 cargado de más aprendizajes y buenos momentos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacer lo que te apasiona no tiene precio, por eso es tan difícil ponérselo y es justo donde puedes columpiarte y que la experiencia no compense. Hay que dejar otras cosas para acometer un abordaje de estos. Pero, sí, ¡adelante!, que no hay otro modo de saber cómo se hace.
      Un placer para mí, Diana, que no puedo participar en cada propuesta que haces y por las que te doy mi enhorabuena. Que 2017 sea como dices. ;)

      Eliminar
  13. Waoo y waoo, que mono leer post, hacer lo que nos gusta es darle vida a lo que somos y queremos en este mundo. Sin duda alguna me quedo con esa parte de la Cenicienta, por que la vida no es solo querer, es hacer que aquellas cosas que tanto queremos tomen vida.
    Bueno ya nos contarás si ya tienes presupuestos por que sería muy bueno que este sea un proyecto a lo grande.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacer lo que nos gusta y vivir de ello tendría que ser de obligado cumplimiento, querida Alexa. Es bonito ir asistiendo al propio proceso de llevarlo a cabo, aunque muchas veces no sea fácil. Acabaremos redondeando el trato en breve, seguro. Un abrazo y ¡gracias por tu visita!

      Eliminar
  14. ¡Muchísimas felicidades!!! Yo he visto cumplido hace poco ese sueño y es muy bonito. Como bien dices, tenemos que creer en nosotros mismos, aunque a veces sea difícil.

    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay más caminos, efectivamente, Yolanda. El resto están vallados y candados. Creer en nosotros es el único que ofrece posibilidades en la negociación colectiva de los sueños. Ojalá pueda contaros pronto que ya lo tengo. Y enhorabuena por tus éxitos. Abrazos de cinco de enero..., noche mágica donde las haya.

      Eliminar