miércoles, 30 de noviembre de 2016

Un miércoles que no es solo miércoles


Sofía, Bulgaria,Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera


Sofía, en búlgaro, София, y que debe sonar Sófiya, es la ciudad que vio nacer a Marieta, mi compañera de blog. La Wikipedia ofrece información exhaustiva sobre la ciudad, así que a ella te remito. Y si quieres recordar o saber sobre Marieta, a este enlace.

Si yo fuese capaz de escribir como Italo Calvino, esta entrada y lo que concierne a mis recuerdos de Sofía lo agradecerían ¡y de qué manera!, porque diría cosas como que cuando llegué, una mañana, mucha gente iba rápida por las calles rumbo al mercado y las mujeres tenían hermosos dientes y miraban directamente a los ojos y todo alrededor giraban ruedas y ondulaban carteles de colores. Y añadiría que no había bien que no pudiera esperar de la vida y que en los años siguientes mis ojos volvieron a contemplar las extensiones del desierto y las rutas de las caravanas.

Y cosas mucho más hermosas diría, pero ni soy Italo Calvino ni estaría hablando de Sofía, a la que no he vuelto; una Sofía que tiene muchas cosas, pero ni desiertos ni rutas para caravanas porque no las necesita. 

A pesar de todo, copio al maestro en lo de que no hay bien que no espere de la vida. Así de ilusa o de ingenua soy. Y añado, emulándolo, que algo de atemporal de esa ciudad ha quedado sin embargo en mi memoria.

De manera que quien hoy me trae aquí, además de otro detalle que desvelaré más adelante, es Sofía.

Sofía, Bulgaria,Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
Palacio Nacional de la Cultura

Tuve ocasión de visitarla por estas fechas, entre noviembre y diciembre de 2013, y hubo cosas que me llamaron la atención (hay montones de historias de los búlgaros que a los foráneos nos llaman la atención). Hoy, que no es solo miércoles y que ella, mi compañera, está allí, te las contaré, aunque no serán montones sino solo algunas; todas más prosaicas que poéticas, como suelen serlo las que busca el viajero eminentemente práctico. Por ejemplo:

  • Que las docenas de huevos no son tales: son decenas. Quién sabe por qué aquí son doce y allí diez. En cambio, en las neveras españolas no suele haber lugar para doce huevos, luego parece más lógico aquello.

  • Que los búlgaros adoran la carne. Desconozco cómo se lo hace una persona vegetariana o vegana (como desconozco el apaño que debe tener un celíaco en Italia… Imagino que seleccionando con mimo y cuidado, como hacemos aquí).

Sofía, Bulgaria,Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
Liutenitsa, ensalada típica búlgara

  • Que comen mucho yogur y que los yogures son mucho más ricos que los nuestros, al menos hasta que llegaron los griegos. Tienen una gran tradición “yogurera” que nosotros no.

  • Que hasta nacer el bebé, según me explicaron, no le ponen nombre, cosa que me parece fantástica porque evitan que la criatura cargue toda su vida con algo que no le pega. Vamos, que si tiene cara de Petia o de Sergey no vayan a llamarla Borislava o Kubrat, por ejemplo.

Sofía, Bulgaria, Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
Durante la segunda mitad del siglo XX fue la Casa del Partido
(Партиен дом). Hoy pertenece a la Administración.
Un edificio imponente. 

  • Otra curiosidad dentro del apartado de los nombres: los femeninos suelen terminar en vocal “a” y los masculinos en consonante, si es que decidimos de forma un tanto arbitraria que la “y” no es muy vocal salvo por su sonido (si no, tendría que modificar mi ejemplo anterior donde digo "Sergey"). Facilita saber que estamos hablando de chica o de chico.

  • Que me fascinan los sonidos que no existen en español, poco menos que impronunciables, y me fascina su grafía

Sofía, Bulgaria, Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
Carta de bar-restaurante

  • Que las ensaladas no suelen parecerse mucho a las nuestras. La liutenitsa, cuyo ingrediente principal es el pimiento (junto con el tomate y la berenjena), está de muerte. (La foto que la ilustra, un poco más arriba).

  • Que en Sofía tienen esta bebida que se llama Anabol y que cuando vayas tienes que degustarla. Prometo que al menos hay un bar de moda que la pone (si vas, dímelo y te averiguo el nombre). También está de morirse.
Sofía, Bulgaria, Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
No sé qué lleva, pero está...

  • Que para asentir y negar hacen lo contrario que nosotros. Justo al revés. Imagina que dices “¡sí, claro que iré!” al mismo tiempo que niegas con la cabeza (prueba, prueba… y ponle el entusiasmo que pondrías si movieras la cabeza arriba y abajo; no es fácil). Alguna explicación debe haber, pero no la conozco.

  • Que es tradición que la mujer adopte el apellido del marido. Si ella se llama Kristalina Bokova y él se apellida Georgiev, pasará a llamarse Kristalina Georgieva. Ha venido siendo así hasta ahora. Pero creo que empieza a haber mujeres que a pesar del casorio mantienen su propio apellido.

  • Que dejando la capital, Bulgaria tiene fantásticas playas y pistas de esquí que nada tienen que envidiar a las de los Alpes suizos.

Sofía, Bulgaria, Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
En cambio, para ver rincones así, no hay que salir fuera de la ciudad.

  • Que los búlgaros pueden tener fama de hoscos, y sin embargo son hospitalarios y acogedores. Al menos esa ha sido mi experiencia. Y su inglés y nuestro inglés, parecido, luego es fácil entenderse.

  • Que está a solo tres horas de España en avión y que el país es más económico que el nuestro.

Sofía, Bulgaria, Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
Fachada de la Iglesia rusa, como salida de un cuento.

  • Que no se promueve lo bastante como destino turístico, lo cual es y no es bueno. Es bueno porque te encuentras un país menos asaltado y no lo es porque puede que no repares en que vale la pena conocerlo.

  • Que los estudios de cine Nu Boyana Film, también están en Sofía, a los pies del monte Vítosha. Los sofiotas pueden estar orgullosos de la infraestructura que tienen montada en esa enorme superficie de metros cuadrados. Si pinchas aquí puedes ver de qué hablo.


Sofía, Bulgaria, Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
Muchas calles secundarias están adoquinadas y son
así de románticas.

Y algo que me resulta curioso y que tiene que ver con las universidades. Lo he leído en la Wikipedia, que además ofrece información exhaustiva acerca de la ciudad y, por supuesto, del país, pero confieso que no lo he entendido bien (habla de "instituciones" y añade "estos incluyen" para continuar hablando de "escuelas". ¿Se refiere a las instituciones o a los estudios?):

Las instituciones de educación secundaria son numerosas e incluyen escuelas de formación profesional y de idiomas. Las escuelas de "élite" de secundaria ofrecen educación en un idioma extranjero seleccionado. Estos incluyen:

La Primera Escuela de lengua inglesa
La Escuela Superior de Matemáticas de Sofía
La 91.ª Escuela de lengua alemana
La 164.ª Escuela de idiomas españoles
La 9.ª Escuela de lengua francesa.

Algunos de ellos ofrecen un certificado de idioma después de la graduación, mientras que la 9.ª Escuela de lengua francesa tiene programas de intercambio con varios liceos de Francia y Suiza, como el parisino Colège-lycée Jacques-Decour. La Escuela Internacional Zlatarski de 2003 se convirtió en la primera escuela en Bulgaria en ofrecer el Bachillerato Internacional. El Colegio Americano de Sofía fue fundado en 1860 y es considerada la institución académica estadounidense más antigua fuera de los Estados Unidos”.

Sofía, Bulgaria,Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
Universidad San Clemente de Ojrida

Así que Marieta debió estudiar en una escuela de “élite” de secundaria, porque me contó que a los trece años tomó contacto con nuestra lengua y ya no paró.

(Tengo que hablar con ella; no sabía yo que tengo una compañera “elitista”, siquiera por razones de educación).

Y ya para este miércoles que no es solo miércoles, la otra cosa que me traía: hoy es su cumpleaños.

Por eso digo que hoy no es solo miércoles, porque cualquier día en que alguien cumple años tiene carácter festivo. Para la persona que cumple y para quienes lo celebran con ella.
Marieta salió de su núcleo familiar hace más de veinte años y hace un mes que volvió a su país, aunque no a su núcleo familiar que ya no existe. Las naves que dejó cuando se vino ya no están, así que, sin hacer de esto una nave de repuesto (casi se parece más a un mensaje en una botella), que no le falte este guiño en un día como hoy. 

Sofía, Bulgaria, Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
Estación de metro

Quizá no me lo perdone fácilmente (ella, tan prudente) pero es mi modestísimo regalo.

¿Y qué puedo decir de ella hoy, día de su cumple, y que no valiera solo para hoy sino para cualquier otro día y para todos los días en general?

Que es de una sensibilidad extraordinaria, un nenúfar que algunos inviernos se queda sin flor a sabiendas de que vuelve a tener brotes, una y otra vez; una buscadora de verdades elementales; una soñadora que defiende, siempre y a pesar de todo, su derecho de soñar.


Sofía, Bulgaria, Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera
Acción poética en una acera de Sofía

Y quiero decirle a Sofía “gracias” por enviárnosla, por enviármela, porque al menos para mí hubiera sido complicado compartir esta andadura bloguera con otra persona que no fuera ella. La travesía habría sido, con toda seguridad, mucho menos gratificante.

El poema que sigue juega con el guiño de que hoy es y no es miércoles.

¡Va por ti, compañera!

Sofía, Bulgaria, Marian Ruiz, poesía, cumpleaños, bloguera


Marian Ruiz



40 comentarios:

  1. Pues será un modesto regalo pero a mi me parece muy bonito. Aparte de los recuerdos que me ha traido de Sofia y de Marieta, a quien tuve el gusto de conocer personalmente aunque fuera fugazmente.

    Y para Marieta: ¡¡ Muchas Felicidades!! y darte las gracias por echar un cabo a nuestra común amiga Marian en su batiburrillo de tareas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Mª de los Ángeles. Gracias por tus palabras. El placer de habernos conocido fue mutuo. Y no es un modesto regalo. Es un regalo maravilloso y un detalle inmenso. Un abrazo con nieve, grande.

      Eliminar
    2. Si el regalo es o no modesto lo dice una por delante, que aun cuando pone todo de su parte nunca puede estar segura de la otra... Hasta que la otra viene a pronunciarse en estos términos y cambia los adjetivos. Y de haber reclamaciones habría que pedírselas al corazón, que como sabéis, tiene sus propias razones.

      Abrazos y mil gracias, amigas mías, a las dos, desde el otoño madrileño, preñado de hojas y de colores.

      Eliminar
  2. Y a ti, compañera, solo puedo decirte que me has dejado sin palabras y que me has ganado para el resto del camino. Así. Sin palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie te gana a agradecida. Añado un corazón lleno de esperanza, verde, muy verde. Y me quedo más ancha que larga.

      Eliminar
  3. ¡Qué lindo post Marian!
    Propio para homenajear a una compañera de letras en su cumpleaños, a quien le mando un fuerte saludo de aniversario desde este rincón del planeta.
    Me gustan las dos vertientes que toma este post, por un lado Bulgaria, te juro que es la primera vez que leo sobre Bulgaria, y me ha sorprendido gratamente, cuando hablas de sus hermosas playas ¿son las que quedan hacia el Mar Negro? Además de que adoro el yogurt griego, el yogurt búlgaro debe ser muy delicioso, si tengo la suerte en esta vida de recorrer esas lejanas tierras, de seguro pruebo el yogurt al llegar.
    El poema que le regalas a Marieta es una delicia, adoro la poesía, y a pesar que en algún lugar de la lectura recalcas que las líneas son más prosaicas que poéticas, creo que terminante con broche de oro con ese hermoso poema.
    ¡Un gran saludo a las dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus bellas palabras, Eliana. Que aunque también te responderá Marian, yo también quiero darte las gracias y enviarte un abrazo.
      El poema es maravilloso. Todo el post es maravilloso. Un regalo inmenso de post y de compañera.
      Y sí, es el Mar Negro. Y sí, tienes que probar el yogurt búlgaro. Lee en internet sobre el origen del yogurt. ��

      Eliminar
    2. Querida Eliana: bellas palabras las tuyas, sin duda. Cuando te decidas a visitar Bulgaria, Marieta te pondrá en antecedentes mucho mejor que yo, que me lancé a escribir a ciegas (sin dar opción a que me corroborase o me desmintiese, por razones obvias), tirando de anécdotas que me contaron en el hotel y de un gratísimo recuerdo.

      Gracias, de corazón, que es lo mismo que has puesto en tú en tu lectura. También a nosotras nos encanta la poesía. ¡Y el yogurt, que debe ser invento búlgaro! ;) Un abrazo cariñoso.

      Eliminar
  4. Muchas felicidades a Marieta! Me ha parecido una felicitación súper bonita y tierna.
    Me ha encantado todo lo que has contado y me han dado unas ganas enormes de conocer Bulgaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por felicitarme, Alicia. Y sí, es un regalo tierno y hermoso como pocos que me han hecho en la vida. Un abrazo y otra vez, gracias.

      Eliminar
    2. Hola, Alicia: qué bonita tu reacción. Ahora ya sabes a quién tienes que pedir consejo cuando te decidas a ir. ¡Gracias también de mi parte! Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  5. Muy bonito homenaje y que rico conocer particularidades de Bulagaria, me llamo la atención el de no colocarle nombre a los niños hasta que nazcan, por un momento pensé que seria hasta que ellos mismos lo escogieran, seria mucho mejor y mas justo con los pobres que a veces les colocan cada lapida encima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amparo. Bulgaria es un país diferente y Marian ha sabido conectar con su sensibilidad. Gracias por leernos y un abrazo.

      Eliminar
    2. Sospecho, querida Amparo, que quizá algunas costumbres que describo hoy día ya no son exactamente así o que tienen matices, pero es lo de menos. A mí, Sofía me encantó, con sus aires de vieja Europa los detalles que recuerdan su historia más reciente. Y ojalá lo de los nombres se mantenga y se adopte además en otros sitios. ¡Saludos desde Madrid!

      Eliminar
  6. Me parece un regalo maravilloso, tengo que reconocer que apenas sabia acerca de Bulgaria, pero se lee maravillosa, me ha llamado bastante la atención lo de no poner nombres a los bebés hasta que les ves por primera vez y sabes si les pega más un nombre que otro, me parece muy apropiado, así como lo de poner nombres de chicas terminados en "a" porque hay muchos que yo no sabría si son de uno o de otra, lo de negar mientras asientes lo he estado ensayando un rato...complicadillo.

    Me ha gustado mucho viajar desde mi sillón frente al ordenador, un regalo muy bonito así que cuando hables con Marieta felicítala también de mi parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también te leo, Angie. Gracias por tus palabras y por tus felicitaciones. Y aquí me tienes para cuando quieras venir a visitar este país de yogures, rosas y colores. Un saludo.

      Eliminar
  7. Pues mira por dónde, me alegra ser yo quien te haya presentado Bulgaria. No sé si las costumbres que a mí me contaron (yo, que me manejo en inglés de aquellas maneras y ellos que... más de lo mismo) son como las entendí, ni qué actualidad pueden tener. La que puede poner los puntos sobre las íes en todo esto es Marieta (a la que trasmito tus saludos, aunque te leerá igual que yo) así que cuando te decidas a viajar más allá de tu sillón ya sabes dónde tienes una guía de calidad.

    Gracias, Angie, por tu visita y por tus palabras.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta las fotos. Que bonito concertar esta cultura mediante tu post. Lo de poner nombre a los niños antes del nacimiento me ha dejado con la boca abierta. Ya que hoy en día eso suele ser un dolor de cabeza.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan las fotos, Alexa: no hay como tener un hermoso panorama delante y... un poco de ojo. Y lo de los nombres, ojalá se hiciera en todos los sitios, que hay cada uno cargando con lo que no le toca que, en fin. Me alegra que te haya gustado el relato. Saludos también para ti, guapa.

      Eliminar
  9. Hola
    ¡Me parece un regalo de cumpleaños precioso! Y me ha gustado mucho tu relato de Sofía, me han entrado ganas de saber más de la ciudad e incluso de visitarla.
    Me ha encantado lo que comentas de poner nombre al bebé una vez ya ha nacido, es muy bonito y seguro que facilita la tarea a los padres.
    Y me ha hecho gracia lo que comentas de la forma que tienen de decir si y no, debe ser un buen lío para los turistas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Odina: a pesar de ser el aspecto más comentado ese de los nombres de los bebés, me dice Marieta que ya no es tan así la cosa. Como comprenderás, no quería desvelarle mi secreto y me quedé con lo que me traje del viaje. Quizá en los hoteles tratan de hacer valor de lo que le parece más exótico al visitante y lo siguen contando así... Por cierto, que no les vendría mal ni a ellos mantener la costumbre ni a nosotros adoptarla. Lo del no para decir sí... para nosotros, tremendo. ;)
      Un abrazo gordo.

      Eliminar
    2. Es un regalo precioso,sí que lo es, Odina. Gracias por visitarnos, por leernos y un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola! Qué maravilla conocer las singularidades y diferentes de cada país. ¡Es maravilloso! Me ha llamado mucho la atención por qué allí dicen decenas ¡qué curioso!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Yolanda. Pero más curioso es que ni siquiera nuestras neveras tienen doce huecos... (¿Será que las fabrican allí?). Gracias por tus palabras y por tu visita. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  11. Qué bonito guapa, un precioso homenaje a tu compañera y a una ciudad hermosa, la conocí este año y la verdad es que es una pasada de lugar, precioso y con una gente estupenda y maravillosa. Muchas gracias por hacer un homenaje a tu amiga, a la ciudad y también a un día como el miércoles que no es para nada tenido en cuenta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Diana: ¡gracias por reivindicar el miércoles!, un día de la semana poco prestigiado (¿qué nos habrá hecho?), aunque el pasado fue mucho más que miércoles, como pudimos demostrar. Y no sabes cómo me alegra coincidir contigo no solo en que conozcas Sofía sino en tu aprecio. En cuanto a homenajear a la amiga, todo parece poco. ¡Un abrazo, Diana!

      Eliminar
    2. Gracias, de mi parte también, Diana, por tu visita a nuestro blog y a mi primer país, y por tus cariñosas palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  12. En primer lugar, muchísimas felicidades a Marieta! Espero de corazón que, gracias a estas palabras, haya disfrutado de un cumpleaños más cálido a pesar del frío otoño búlgaro.

    Marian, regalos como este hacen de este mundo un lugar mejor, así que muchísimas gracias por aportar tanto amor al mundo gracias a tus palabras.

    Un abrazo enoooorme!!

    Ali

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia, es la cuatra vez que intento contestar a tus hermosas palabras y Blogger falla. Gracias, te decía, por ellas y por tus felicitaciones. Un regalo que se suma al de mi compañera, que siempre viajará conmigo. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Ali querida: hoy Blogger me juega malas pasadas porque he respondido a tu comentario y no se ha publicado. Te decía que entre todas logramos hacer aquí una pequeña hoguera para Marieta y te daba las gracias por acercar también tu leño. No puedes ver sino amor porque amor es lo que das a raudales. De nuevo un abrazo enorme para ti (y a ver si esta vez sí que sí).

      Eliminar
  13. Que lindo lugar, una belleza! Y que costumbres tienen, la verdad no me imagino lo de decir no asintiendo con la cabeza....
    Le deseo un feliz cumpleaños a tu amiga! Que disfrute mucho... Este día es el cumple de mi madre y de mi hermano también... jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gabita, por tus felicitaciones. Felicita a tu madre y a tu hermano de mi parte también.
      Y sí, asentimos al revés. Igual que los chinos. Hay solo dos países en el mundo que van al revés. Un abrazo y gracias por leernos.

      Eliminar
  14. ¡Mira qué coincidencia de cumples! Felicidades también a tu madre y a tu hermano, Gabita, que eso sí que es como tirar una moneda al aire y que salga de canto. ¡Qué puntería! De acuerdo en que decir no asintiendo... es jodido ;).

    Un abrazo, preciosa.

    ResponderEliminar
  15. Woowww!! Me ha encantado. Nunca te acostarás sin saber una cosa más y hoy me acuesto sabiendo muchas cosas más. Un regalo preciosa. Felicidades Marieta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Nerea. Nunca me había felicitado tanta gente, ¡qué ilusión! Gracias y gracias por leernos. Un saludo.

      Eliminar
  16. Felicidades Mariete. Bonito nombre que tiene una canción de Javier Krahe (aunque esa Marieta me da que es más díscola).

    He disfrutado mucho con la lectura del post. Muchísimo.

    En mi pueblo, sur de Extremadura, hay una ensalada típica que se llama "Moje" (supongo que por lo de mojar pan) que se hace con pimientos asados y tomate. Me ha resultado curioso.

    Una decena de huevos!...también me ha llamado la atención.

    Sofía queda anotada en mi lista de futuros destinos turísticos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lucía, por felicitarme, por la canción y por acercarme a tu pueblo. Por leernos. Un saludo.

      Eliminar
    2. ¡Hola, Lucía! Bienvenida a nuestra casa... Sabrás también que en Canarias tienen el "mojo" en sus dos versiones, verde y roja, e imagino que debe llamarse así por lo mismo que apuntas. El mundo acaba siendo un pañuelito.

      Y si además has disfrutado, hemos cubierto el objetivo. Por cierto, ¿vives en Madrid? ¿Nos vamos a conocer en febrero? Ojalá.

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Me encanta viajar pero nunca he estado allí !!! Me parece un lugar increíble y es como estar allí ahora mismo. La comida tiene muy buena pinta!!! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lara, por tu entusiasmo y por tu visita. Ponlo en tu agenda de viajes para cuando sea, que vale la pena. ¡Un abrazo, guapa, y disculpa que no te hayamos visto antes!

      Eliminar