miércoles, 9 de noviembre de 2016

La rebelión de los signos ortográficos


signos ortográficos, escribir diferente, leer, puntos, comas, puntos y comas


solo me han dado licencia para poner un par de tristes tildes en el titulo porque seguido se han amotinado y han dejado de servirnos como si un buen dia sin mas ni mas hubieran decidido que no querian saber nada de nosotros asi que es esa y no otra la razon de que escriba de esta manera desahuciada por el colectivo global de los signos ortograficos


El Comité de Empresa de los Signos Ortográficos me permite hacer un inciso: si el párrafo previo ha herido alguna sensibilidad, se ruega a la afectada se abstenga de “seguir leyendo” o bien dé un salto cuantitativo hasta donde se encuentra ubicada la cuarta foto.





signos ortográficos, escribir diferente, leer, puntos, comas, puntos y comas


al editor de textos le cuesta se ve que esto va con los humanos no con el y tengo que estar peleandome para que no me enmiende la plana si quiero servirles yo a ellos como portavoz siquiera por hacer un minimo acto reparatorio hasta ver en que queda todo esto es una lucha la verdad porque oiga que forcejeo con el puñetero editor que trata de boicotear mi lucha el caso es que como ya he avanzado yo entiendo a este colectivo tan sacrificado como atestado de atropellos y villanias aunque esta que escribe palabra hace todo lo que sabe que les conviene que no hay como estar invitada que a todo el mundo le encanta y no llevar ni vino ni postre pero es bien sabido que a veces pagan justos por pecadores y esto es lo que hay en que consiste su peticion direis vosotros pues bien la primera de sus quejas es precisamente que se sienten ninguneados por un porcentaje alto de sujetos que insiste en su prescindibilidad yo me echo las manos a la cabeza porque no se si habra modo de reivindicacion digna sin su colaboracion que a mi se me antoja imprescindible para hacerme entender confio en vuestra benevolencia y en que seais capaces no solo de leer esto hasta el final sino de entenderlo la segunda queja es que ademas de no utilizarse se asegura que la lectura sin ellos no se ve afectada en su comprension 

signos ortográficos, escribir diferente, leer, puntos, comas, puntos y comas

justo lo que acabo de expresar que a mi me mortifica porque empiezo a dudar de que quede alguien por ahi siguiendo esta perorata no reivindican la perfeccion porque dicen que estando tan verde el patio ni se atreven pero si ese aprecio basico que subyace en cualquier relacion por elemental o estirada que sea porque si que perciben este esfuerzo mio ya que ellos sin la palabra no son nada y valoran en lo que valen que les brinde las mias y yo juro que como esto no termine pronto la que se amotina soy yo en realidad ellos insisten en que lo que haria justicia a ese aprecio que consideran basico y que podrian dar como primer paso reparatorio de su dignidad mancillada no es que de vez en cuando se nos quede alguno por el camino sino que los textos no esten plagados de errores y no hablan ya de quienes tienen como herramienta de trabajo la palabra porque para estos me quieren obligar a redactar un anexo y yo sintiendolo mucho empiezo a pensar que no sere capaz el acuerdo me presionan es un folio minimo asi que si son capaces de decir algo muy breve quiza resista pero confieso que flaqueo y parece que sienten compasion y yo se lo agradezco infinito anexo quieren dar las gracias a quienes sienten autentico afecto por ellos pero reprender a quienes por razones de economia y otras menos defendibles se empeñan en descartar las interjecciones o interrogaciones de apertura o se empeñan en ningunear comas puntos y puntos y coma y por descontado tildes confio en que este esfuerzo de mi parte contribuya en alguna medida a desagraviarlos y si no al menos a mi a nosotras que me registren que nos registren


signos ortográficos, escribir diferente, leer, puntos, comas, puntos y comas


Para esto que sigue vuelvo a dar gracias encarecidas al Departamento de Servicios Mínimos habilitado por el Comité de Empresa de los Signos Ortográficos, que opera mientras se mantiene activo el conflicto:

Desde esta humilde frontera literaria te invitamos a hacer un ejercicio de honestidad: reconocerás con nosotras que es mucho más fácil y cómodo, y facilita en grado máximo tu tarea de leer, encontrarte con las socorridas pausas, tildes y demás señales gráficas, y no la forma en que está narrado el manifiesto anterior.

(Sin entrar en detalles de lo penoso que ha sido para esta que escribe hacerse eco de estas reivindicaciones en condiciones semejantes, aun cuando las considera legítimas; no las condiciones, sino las reivindicaciones).

Dicho esto, no nos queda otra que hacernos eco de molestias que tienen su fundamento y de exigencias que, se mire por donde se mire, tienen también su razón de ser, puesto que estos pobres no hacen sino volvernos la vida más amable.


·         ¿Quién se atreve a decir, si ha leído aquello, que los signos ortográficos son prescindibles? ¿Quién no ha tenido que volver varias veces sobre sus pasos para entender, no ya qué se decía, sino qué se leía?

Una de las funciones de los signos es facilitarnos la vida, aun cuando muchos de nosotros no terminan de apreciarlo, como si hubiéramos conquistado ya esa minucia de entendernos.

Vivimos en un mundo de de símbolos. ¡Están por todos lados! Las propias palabras que pronunciamos y estas que escribo y que me permiten llegar a ti, ¿qué son si no? ¿Cómo haría para preguntarte esto sin signos de interrogación y sin todas estas formas peculiares que ambos sabemos descodificar?

¡Ah, los signos de interrogación! Ya sé qué me vas a decir: que con uno al final es suficiente, como en inglés.

Pues no. No es suficiente. (Oigo cómo se revuelven las interrogaciones y las exclamaciones de apertura. ¿No las oyes tú?).

signos ortográficos, escribir diferente, leer, puntos, comas, puntos y comas

La interrogativa inglesa se anuncia con el “do” o con la inversión del verbo “to be”, (Do you have any more questions? Do you agree with them? Is there anyone waiting for me?) pero el orden de las palabras en castellano se mantiene inalterable, así que hasta no llegar al final no hay indicios de si se trata de una afirmación o de una pregunta.

Ejemplo:

-Has visto que el cochecito salía disparado por la pendiente y no has hecho nada.
-Has visto que el cochecito salía disparado por la pendiente y no has hecho nada?

¿Ves? Hasta que no has llegado al final, no sabías si estaba haciendo una amarga afirmación o si algo me habían contado y quería corroborarlo.

Si lo haces, en lugar de quitar trabajo a quien te lee, se lo añades. De nuevo tenemos que dar la razón a los compungidos (y aterrorizados) signos ortográficos.


·         ¿Quién puede seguir defendiendo que no se ve afectada la comprensión?

Si yo misma dudaba de estar siendo fiel a ella y dudaba de que se entendiera el contenido de la reclamación, no podía estar segura de que a quien lo leyera no se le multiplicaran los problemas.

Las comas, ¡pero qué nos han hecho las comas! Aparte de que reconocerás que ya se te está haciendo mucho más cómodo leer estos otros párrafos gracias a ellas, te pongo un ejemplo clásico de la necesidad de estas sacrificadas muescas:

-Papá, ha muerto.
-Papá ha muerto.

(Hay un fiambre, cierto, ¿pero es papá o es el canario?).


·         No reclaman perfección sino buena intención y, sobre todo, interés

Son conscientes de que por buena fe que se tenga, al más experto se le escapa alguno de vez en cuando. No se trata de eso. Se trata de que cada usuario sea consciente de la tarea social en la que estamos involucradas no solo las personas sino los distintos vehículos de comunicación que manejamos, sobre todo, este específico que no es sino telón de fondo de los demás: el lenguaje. Exigen que nos demos cuenta de que con ellos todo resulta más fácil.

signos ortográficos, escribir diferente, leer, puntos, comas, puntos y comas


¿A dónde conducen el descuido y el desdén? Cada día un poco menos de esfuerzo, cada día un poco menos de voluntad y esto acaba como el rosario de la aurora.

Pasa en todos los aspectos de la vida.


·         El aprecio mínimo que damos a todo lo que tiene valor

Saben que incluso los profesionales incurren en errores de difícil defensa a veces, pero se reducirán de manera ostensible si el magma circundante (o caldo de cultivo) arrastra menos impurezas, que también los profesionales se dejan contaminar con más frecuencia de la que sería deseable cuando lo que discurre por ahí va sucio.

Si nos sensibilizamos con su demanda, no hay mucho más que añadir. Que cada cual se aplique a su buen uso.

Una advertencia: no es imprescindible saberlo todo, ni tan siquiera necesario. Sí lo es tener el teléfono o el email de quien sabe y siempre, siempre, un diccionario a mano, virtual o físico.

Y ya tengo que terminar, pero te confesaré antes un temor personal:


signos ortográficos, escribir diferente, leer, puntos, comas, puntos y comas


·         Que a este motín se les sumen las palabras

Porque las tienen como rehenes.

Esto, en principio, va de motín advirtiente (advirtiente: dícese del sujeto con capacidad de advertir; y nos hemos tomado la licencia de personalizar o prosopopeyar al “motín” por aquello de seguir desagraviando a la comunidad), y dicen que si entramos en razón la cosa no pasará a mayores.

Porque si pasa podríamos estar iniciando un retroceso que culminase incluso con el derribo de la palabra hablada; nos obligaría a retroceder sin remedio hasta los primitivos ruidos guturales, las dentelladas y los garrotazos. Si pasara, solo cuando estuviéramos para el arrastre, tal vez solo tal vez, nos abalanzaríamos como fieras a reivindicar primero la palabra y después solo después, los abrazos. Porque ese es el orden.

¿Cómo, si no, haríamos para querernos?


signos ortográficos, escribir diferente, leer, puntos, comas, puntos y comas


Nos dan gracias encarecidas a los justos y lamentan que hayamos de pagar por los pecadores, pero ¿alguien dijo que la vida fuera a ser equitativa?


A nosotras, que nos registren, que somos unas mandadas. 


Marian Ruiz

2 comentarios:

  1. ¡Excelente post Marian!
    Te confieso que los 3 primero párrafos fueron muy difíciles de leer, es más, no pude terminar el tercero, no lograba comprender lo que decías y sabía que una mejor explicación me esperaba en párrafos mejor estructurados.
    ¿Sabes cuántas veces he oído hablar sobre lo aburrido que le resulta a muchos el uso de los signos de puntuación y las tildes? Pues yo ya perdí la cuenta. Pero menos mal que ese bajo costo que le quieren poer al lenguaje no trasciende ni trascenderá, todavía estamos los que podemos defender nuestro hermoso y complicado idioma haciendo todo lo posible por escribir bien, y que el escribir, sea una verdadera muestra de amor a quien lee y trata de comprender.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué gusto encontrarte por aquí, Eliana! La intención de los primeros párrafos era precisamente esa porque su explicación esperaba "en párrafos mejor estructurados" (¡chica lista!). Todo cuidado parece aburrido. Hemos enviado el cuidado al exilio, nos hemos vuelto más perezosos y por eso se encuentra todo más o menos abandonado. Creo que lo que llamamos hoy día sostenibilidad exige un cambio en las relaciones que tenemos con muchas cosas (con casi todo). ¡Gracias por tu comentario y tus cuidados! Un abrazo.

    ResponderEliminar