miércoles, 30 de noviembre de 2016

Un miércoles que no es solo miércoles


Sofía, Bulgaria,Marian Ruiz, Nu Boyana Film, cumpleaños, bloguera


Sofía, en búlgaro, София, y que debe sonar Sófiya, es la ciudad que vio nacer a Marieta, mi compañera de blog. La Wikipedia ofrece información exhaustiva sobre la ciudad, así que a ella te remito. Y si quieres recordar o saber sobre Marieta, a este enlace.

Si yo fuese capaz de escribir como Italo Calvino, esta entrada y lo que concierne a mis recuerdos de Sofía lo agradecerían ¡y de qué manera!, porque diría cosas como que cuando llegué, una mañana, mucha gente iba rápida por las calles rumbo al mercado y las mujeres tenían hermosos dientes y miraban directamente a los ojos y todo alrededor giraban ruedas y ondulaban carteles de colores. Y añadiría que no había bien que no pudiera esperar de la vida y que en los años siguientes mis ojos volvieron a contemplar las extensiones del desierto y las rutas de las caravanas.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Buffet frío para fin de fiesta


Marieta Pancheva, microcreación, receta, hiedra
Foto: Marieta Pancheva


Utensilios indispensables:


  • 2 uds. de ser humano de sexo opuesto, según época y mercado
  • 2 uds. de anillo (de boda o de compromiso, a elegir)
  • 1 ud. de vivienda familiar (mínimo recomendado 30 m²)
  • 1 ud. de maleta acolchada
  • 1 ud. de tarro de cristal

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Vida de nadie


mujer, #historiasdesuperación


No había tantos tipos a los que les gustase la poesía, adorable en su torpeza cuando quería dedicarle versos y se le volvían esquivos, ven mi amor en la tarde del Aniene y siéntate conmigo a ver…  a ver…

¡Ay, que lo tengo en la punta de la lengua!

Ella lo miraba divertida.

¡… a ver el viento...!    

Y al poco proseguía: “aunque no estés, mi solo pensamiento es ver contigo el viento que va y viene”.

Luego se le iba la onda y la miraba como quien mira desde un fondo abisal para regresar al poco: “Tú no te vas porque mi amor te tiene”. Un tipo sensible.

sábado, 19 de noviembre de 2016

El refrán de todos los días

Marieta Pancheva, refranes, otoño

Un día más me despierto de noche.

Si madrugo, Dios me ayudará, dicen. Aunque no por mucho madrugar amanece más temprano. A fin de cuentas, la intención es lo que cuenta y decido que ni para mí, ni para él y simplemente me levanto, pues poco se gana hilando, pero menos holgando.

Aún dormida me dirijo al baño para comprobar si mi cara sigue siendo el espejo de mi alma, aunque sabido es que las apariencias engañan. En esta ocasión coinciden espejo, cara y alma y tranquila abro el grifo para dejar correr el agua mientras reúno pensamientos y dibujo el día.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Y si fueras yo, ¿qué harías?


Leer, escribir, posts, blog
Yo misma y un fascinante cuadro de Pollock de fondo.

Tengo dieciocho años más que mi compañera de blog. Empiezo a sumar más tiempo vivido que tiempo por vivir y aun así, sigo echando mis redes en aguas de mares nuevos. ¿Un poco loca? Es posible.

Dicen que cuanto más leemos más vivimos. No dicen de escribir, pero me hace ilusión pensar que leer y escribir siguen siendo verbos gemelos. Me gusta escribir y ya iba siendo hora de darme el permiso de hacerlo de manera metódica y de decirlo, que es lo más difícil.

(¿Pero tú no eras decoradora? Era, sí; y como decoradora también fui rara). 

lunes, 14 de noviembre de 2016

Tonada de luna llena


Tonada de luna llena, Simón Díaz, Caetano Veloso


Me devano los sesos con textos que me resultan oscuros. Es probable que no se parezca remotamente a lo que su autor quiso expresar, pero no importa. Creo que cualquier autor busca emocionarnos, provocarnos, que nos guste su obra. O es lo que me gustaría a mí si estuviera en su lugar. Cuando un creador quiere que su texto sea unívoco, utiliza un lenguaje realista, sin figuras literarias o muy medidas. La poesía y ciertas canciones son otra cosa.

La Luna de este 14 de noviembre nos ha generado ciertos cortocircuitos y locuras en el decir, hijas como somos de sus cobijos y sus destierros. Quién sabe. Tal vez quedemos expatriadas hasta que otra luna igual, allá por noviembre de 2034, regrese para rescatarnos de los excesos de la razón.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Los títulos


Lo confieso.

Colecciono títulos. Colecciono esas palabras envoltorias que a veces no son más que palabras vacías, que a veces no son más que un quizá, más que un apenas. Y que, sin embargo, a veces lo son todo.

Lo confieso.

Michael Houellebecq, La posibilidad de una isla, títulosJosé Saramago, Las intermitencias de la muerte, títulos, librosCasa de arena y nuiebla, libros, títulos

miércoles, 9 de noviembre de 2016

La rebelión de los signos ortográficos


signos ortográficos, escribir diferente, leer, puntos, comas, puntos y comas


solo me han dado licencia para poner un par de tristes tildes en el titulo porque seguido se han amotinado y han dejado de servirnos como si un buen dia sin mas ni mas hubieran decidido que no querian saber nada de nosotros asi que es esa y no otra la razon de que escriba de esta manera desahuciada por el colectivo global de los signos ortograficos


El Comité de Empresa de los Signos Ortográficos me permite hacer un inciso: si el párrafo previo ha herido alguna sensibilidad, se ruega a la afectada se abstenga de “seguir leyendo” o bien dé un salto cuantitativo hasta donde se encuentra ubicada la cuarta foto.


sábado, 5 de noviembre de 2016

La escarcha



Marieta Pancheva, reloj de cuco, despedida, padres
Foto: Marieta Pancheva

Cuando cae la noche el aire se condensa y la piel se vuelve escarcha.
El temblor garabatea sus nombres.
La vista adivina los pasos que el corazón advierte entre sombras.
Las fotos esculpen mares en calma y abismos de sal y de espuma
y la hija es feliz cuando el padre abraza o la madre tiende la mano.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Y aquella tu voz

Las palabras y los besos comparten un valor de fondo: unas y otros necesitan de alguien que los reciba; si no, pierden su razón de ser. Si das un beso, vendrá uno de vuelta y, si das una palabra, alguna recibes de vuelta.





Solo si se dan viene algo de vuelta. 

Hablando de besos, un inciso: opino que no deberían existir los que llamamos de cortesía, que con un apretón de manos entre dos personas que acaban de conocerse debería ser suficiente, porque tampoco entregamos las mismas palabras a quienes queremos que a quienes nos acaban de presentar. Pero ese es otro asunto.