sábado, 29 de octubre de 2016

La belleza de un tuit



Twitter, tuits, tuiteros, greguería



Nacidas del escepticismo y del cansancio, como el propio Ramón Gómez de la Serna decía, y mezclando frascos; de su precipitado, depuración y disolución radical, surgió  la greguería.

Manuel Rivas, en su página Navegar al desvío de El País Semanal, escribía que hay palabras y un uso del lenguaje que producen odio y otras que lo frenan, y añadía que si se derrocha tanta inquina en la red es porque la hay y mucha en esa otra (red) que llamamos mundo. También que si la greguería tuvo su edad de oro coincidente con la edad de oro de la burla y la edad de oro literaria (“imaginemos a Góngora y Quevedo dándose caña con el móvil”), fue porque siempre se ha insultado.

Y continuaba diciendo, aproximadamente, que ahora el insulto se ha democratizado y que eso tan nuestro como la envidia y la rabia han tomado forma virtual para convertirse en reinas de las pantallas, pero dejando a la vista la falta de ingenio y la pobreza reflexiva y lingüística de quienes lo practican. Ponía este ejemplo:

A veces, los tuits se les parecen. Hay días en que algunos tuiteros están muy cabreados, pero hay otros en que están sembrados, achispados en el mejor sentido de la palabra, y nos achispan e iluminan a nosotros. Nos sacuden. Nos colocan en otro lugar.



Twitter, tuits, tuiteros, greguería


He rastreado algunos de esos. Omito los contenidos con los que no conecto o los que me parecen fácil y absurdamente ofensivos (sobre todo, porque me cargaría todo lo dicho hasta aquí).

Este es mi palmarés de diez:

1.
Twitter, tuits, tuiteros, greguería

2.
Twitter, tuits, tuiteros, greguería

3.
Twitter, tuits, tuiteros, greguería

4.
Twitter, tuits, tuiteros, greguería

5.
Twitter, tuits, tuiteros, greguería

6.
Twitter, tuits, tuiteros, greguería

7.
Twitter, tuits, tuiteros, greguería

8.
Twitter, tuits, tuiteros, greguería

9.
Twitter, tuits, tuiteros, greguería


Cuando los tuiteros están sembrados y achispados son una gozada. Nos hacen sonreír, despiertan nuestra imaginación y nuestro sentido del humor, dormido a veces por tomarnos demasiado en serio a nosotros mismos. Por olvidar que la vida sin humor debería estar prohibida.



Twitter, tuits, tuiteros, greguería


Marian Ruiz

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hay algunos muy buenos, sí, producto de la genialidad o de la inocencia, pero que siempre nos harán sonreír.
      Gracias por leernos, amiga.

      Eliminar